Los coches del centro I+D de Honda también pueden devolver energía a la red

Honda Vehicle to Grid

A medida que pasa el tiempo parece más claro que el futuro de la automoción pasa por los coches eléctricos y que estos servirán de puente de conexión energética con el hogar. En Honda al menos lo tienen claro y por ello en su centro europeo de Investigación y Desarrollo ubicado en Offenbach (Alemania) han instalado su primera plataforma de carga bidireccional.

El citado centro de I+D de la marca nipona ha recibido un punto de recarga para vehículos eléctricos en el que además de suministrar energía a éstos, también permite que las baterías de los coches devuelvan energía a la red.

De momento se trata de un proyecto que lo que pretende es conseguir la suficiente experiencia para desarrollar una plataforma que en el futuro sea la perfecta aliada para las energías renovables.

De esta manera con este sistema, Vehicle to Grid, se podría coger energía de la red eléctrica o generarla a través de unos paneles solares que servirían, por ejemplo, para alimentar las baterías del vehículo, mientras que si sobre la energía o el sistema detecta que no la va a necesitar, puede recuperarla desde las baterías para alimentar la instalación eléctrica del inmueble a las horas de mayor demanda o de mayor coste energético.

Con este primer paso Honda pretende crear en su campus europeo una red que prácticamente se abastezca en su totalidad de energía renovable. Para lograrlo se apoyaría de potentes acumuladores de energía en los edificios y de la aportación de los vehículos eléctricos toda vez que se integren en el proyecto.

Aunque el sistema V2C “Vehicle to Grid” (vehículo a red) no es nada nuevo, pues ya Nissan pensó con su Leaf en la posibilidad de suministrar energía en escenarios de catástrofe natural.

El mayor auge de este tipo de iniciativas surge en Japón a partir de la crisis energética y medioambiental producida tras el incidente de Fukushima donde a causda de un terremoto y posteriormente un tsunami, la central nuclear de la localidad sufrió serios desperfectos. Como consecuencia de este desastre sus habitantes se vieron obligados a buscar alternativas al suministro encontrando en los vehículos eléctricos una herramienta para cubrir esta necesidad. Por ello no es de extrañar que fabricantes como Honda, Nissan y Toyota hayan invertido más en esta tecnología.

 Otros fabricantes europeos como BMW y Volkswagen o la norteamericana Tesla también se encuentran trabajando en esta dirección y aparte de la progresiva ampliación de las baterías de sus coches pueden llegar a generar un cambio en la tendencia del consumo de la energía doméstica aparte de un entorno más saludable reduciendo los niveles de contaminación más allá de como lo hace la propia movilidad.

De hacerse realidad esta tendencia global forzaría el cambio de marcos normativos como el que se encuentra vigente en España tras la aprobación del Real Decreto 900/2015, que recoge la situación definida como autoconsumo. Una regulación sobre los clientes que en la actualidad no favorece este tipo de iniciativas.

etiquetas:

Los comentarios están cerrados.