Una boutique con ancanto

El glamour del neumático

Pzero, la división de complementos y de moda de la firma de neumáticos italiana, inaugura en Milán su primera “flagship store” (tienda insignia). Bautizada como Pirelli Corso Venezia, en homenaje al enclave milanés donde se encuentra situada, cuenta con 1.500 m2 distribuidos en dos plantas.

Esta tienda proyectada por el arquitecto Renato Montagner, director creativo de las colecciones PZero, muestra en su interior las colecciones de ropa y complementos, Fórmula Uno, tradición e historia de la marca, además de la afamada exposición de su mítico calendario.

En la boutique se ofrecerán servicios como el P.spoke, en la que se llevará a cabo una personalización de sneaker o zapato casual a medida, con suela de cuero y completamente reversible, como si de un calcetín se tratara.

Los probadores se encuentran forrados con la tela impermeable de las colchonetas de playa que fabricaba Pirelli en los años 60 y cuentan con cámaras de aire

Incluso los proyectos de PZero contarán con la colaboración de otras firmas en la zona de diseño de la goma, tales como el diseñador Scott Campell y su proyecto Holy Trinity. Este tatuador de celebrities como Sting y Orlando Bloom lanzará como primera creación un sombrero Borsalino de neumático, así como un set de equipaje cinturato Pirelli Valextra.

Imagen de previsualización de YouTube

La goma, en todas sus formas y configuraciones, es el elemento protagonista en todo el recinto, dándonos la bienvenida mediante una alfombra con luces de LED de bajo consumo, que cubre el acceso a la tienda. También son de goma las alfombras, mientras los probadores se encuentran forrados con la tela impermeable de las colchonetas de playa que fabricaba Pirelli en los años 60 y las botas de agua amarilla, uno de los primero artículos PZero. La boutique, en la que se han invertido cuatro millones de euros, según explicó Marco Tronchetti, presidente de Pirelli, cuenta, además con una pared anecoica, es decir, que absorbe el sonido, similar a las que utilizan para probar los neumáticos. En la zona dispuesta para el almacén, un robot industrial es el encargado de entregar a los clientes los zapatos que se quieren probar tras seleccionar su número de pie.

La segunda planta se reparte entre la colección de niños, que aparece decorada con una escultura gigante del gato Meo Romeo –muy popular en los años 50 – y la de accesorios para la náutica, dispuestos en una zona con suelo de teca que simula la cubierta de un yate.

En la zona dispuesta para el almacén, un robot industrial es el encargado de entregar a los clientes los zapatos que se quieren probar tras seleccionar su número de pie.

Vehículos con historia La decoración evoca grandes mitos del motor como los Maserati 250F, que compitieron en la F1 entre 1954 a 1960; una preserie de un Lamborghini Miura amarillo equipado con ruedas Pirelli Cinturato. Junto a ellos completan la decoración dos motos, una Ducati Diavel y una Yamaha, que perteneció a Giacomo Agostini.

La fiesta de inauguración contó con la presencia de numerosas modelos participantes en los diferentes calendarios de Pirelli, como Naomi Campbell, Eva Herzigova, Valeria Mazza o la española Inés Sastre, además de otras reconocidas figuras del mundo del deporte, caso del futbolista colombiano del Inter, Iván Córdoba y del piloto de Superbike, Marco Melandri.

etiquetas:

Los comentarios están cerrados.