Fue sustraído hace 25 años

Aston Martin DB5 de 007: ¿Encontrado tras robo?

Está claro que a nadie le roben y menos que si es un fanático de los coches ese robo sea de su propio vehículo, aunque hay robos de guante blanco, que aunque la víctima la dejen destrozada, cautivan al gran público por la dificultad que tienen llevarlos a cabo y por el morbo de no saber en realidad lo que ocurrió de verdad. Hoy os traemos a estas líneas un caso único y muy sonado en el mundo de la automoción. Hace 25 años fue robado el único Aston Martin DB5 de la película Goldfinger que contaba con todos los extras operativo y los más curioso es… ¡qué podía haber sido encontrado!

Para que nos hagamos una idea del tipo de vehículo que se trata, vamos a ponerlo en contexto. El DB5 es un modelo muy reconocido al que su puesta en escena en la película de James bond no hizo sino elevar aún más su fama entre los clásicos más deseado de la automoción. En total se utilizaron cuatro unidades durante la grabación del largometraje, aunque solo una de estas disponía de gadgets funcionales como los asientos eyectores, espráis para soltar aceite y agua, dispensadores de humo o un escudo a prueba de balas, por citar solo unos cuantos.

Imagen de previsualización de YouTube

Unas modificaciones que lo hacían prácticamente imposible de conducir. Por ello, en la película hubo un ‘road car’, otro DB5 de serie utilizado en escenas en las que se debía circular a altas velocidades.

Esta unidad a la que nos referimos fue robada en 1997 en el Boca Racon Airport de Florida y desde entonces jamás se supo de la misma… hasta ahora. En un podcast llamado “The Great James Bond Car Robbery” al que pone voz la modelo y actriz Elisabeth Hurley han analizado el caso y curiosamente, uno de los participantes asegura tener información sobre el citado vehículo. Dicho podcast puede encontrarse en Apple Podcasts.

Al parecer y según se comenta en el citado programa, este singular Aston Martin habría sido visto en Oriente Medio y formaría parte de una colección de coches privada perteneciente a uno de los millonarios residentes en la zona.

El número de chasis de un vehículo visto allí coincidiría con el de este ‘estrella’ del cine, concretamente el DP/216/1, y cuya búsqueda está generando una operación internacional de tal calado, propia del agente 007, ya que parece que por vez primera, tras 25 años de búsqueda, el misterio podría llegar a resolverse.

La información la tiene, uno de los colaboradores del citado programa es el investigador Christopher A. Marinello de la firma especializada Art Recovery International (ARI) – quien trabaja para la aseguradora que pagó a Pugliese y que ahora es la propietaria legal del vehículo -. Marinello ha declarado a The Telepraph que “hay grande coleccionistas del mundo en esos países y tengo información sobre que el automóvil podría estar en uno de ellos e incluso que puede haber viajado entre ellos. Espero que el poseedor del vehículo se presente voluntariamente antes de que tenga que hacer un anuncio. Es mi política dar a los poseedores de objetos robados y saqueados todas las oportunidades para hacer lo correcto”.

Por si esto no sucede, el programa ha puesto una recompensa de 100.000 dólares (85.000 euros) por cualquier información que conduzca definitivamente a este buscado DB5.

La verdad y todo sea dicho es que este Aston Martin DB5 es una pieza de colección muy valorada. La última vez que cambió de manos de manera lícita fue en 1986 cuando lo compró Anthony Pugliese III por una cantidad de 275.000 dólares, que con la inflación se pondría en 585.000 dólares. No obstante, se piensa que su valor hoy en día sería de 24 millones de dólares, lo que al cambio serían algo más de 20 millones de euros.

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>