El Horizón GT se fabricó en mayo de 1983

Un Horizon para reivindicar a los “sin papeles”

En un mundo donde el capitalismo moderno está instaurado y las fortificaciones fronterizas pretenden frenar los flujos migratorios de los sin papeles (inmigrantes indocumentados) el mundo del automóvil también tiene historias que contar y aunque, en un principio esta que Motorfan trae a colación parece no tener nada que ver os va a sorprender porque viene plasmada de reivindicación social.

Utilizando un coche como lienzo y no uno cualquier sino todo un emblema en la época como es el Talbot Horizon GT de 1983 el artista murtidisciplinar, Juan Ramón Fernández Puñal, plasma en la explanada de entrada de la Diputación de Jaén toda una obra ‘performativa’ (acerca el arte contemporáneo al ciudadano, en la que todo va surgiendo) invita a la reflexión ante los procesos de exclusión social en esta obra denominada “sin papeles”.

El por qué de la misma es ante la “incomprensión tan brutal hacia lo que es el documento, los papeles en un mundo cada más encorsetado hacia todo documento identificativo de pertenecer a algo, donde la persona no es persona sino tiene papeles”, señala Puñal.

“Un coche sin papeles no es coche y una persona sin papeles no es persona”, continua este artista tratando de hacer un reflexión sobre lo que es el papel. Y aquí es donde entra en juego este automóvil que califica de ideal “ideal” para plasmar su obra en una época convulsiva en España como la de los años ochenta en la que España pasaba a ser un país de emigrantes a uno de inmigrantes.

Para aquellos que no conozcáis la historia del protagonista de la obra como es,el Horizon GT, fue todo un superventas de los años ochenta que destacaba por ser potente, fiable y cómodo.

Cuando en 1974, Volkswagen puso en venta el primer Golf, un vehículo cuya carrocería compacta supuso una revolución para la época, el Grupo Chrysler, tercer fabricante mundial por aquellas fechas, quiso reaccionar tres años más tarde – en 1977 – lanzando en Europa, el primer automóvil de similar concepto: el Talbot Horizon.

Construido sobre la base del anterior Simca 1.200, se puso a la venta en octubre de 1980 con dos modelos: LS de 59 CV (419.000 pesetas) y el GLS de 83 CV (491.400 pesetas), que incluían ordenador de a bordo y cambio manual de 4 velocidades.

En ese momento también aparecerían las versiones diesel LD y GLS, con motor 1.9 de 65 CV, mientras que en marzo de 1983 llegaría el diesel de lujo: el EXD con dirección asistida y cambio de cinco velocidades.

Finalmente en mayo de 1983 llegaría el modelo que nos atañe el Horizon GT de 90 CV, que incluía dirección asistida y cinco marchas.

Un modelo qumplía perfectamente las necesidades del automovilista medio que, además, apreciaba su confort, su robustez y su buen precio. Logró aún más fama en julio de 1984, cuando la Policía Nacional compró 1.600 unidades.

etiquetas:

Los comentarios están cerrados.