Ginebra no sabe de crisis

La recesión que ha sacudido Europa, una de las más fuertes que recuerdo en mis 41 años de vida ha sacudido de tal manera las ventas de coches que hemos vuelto a niveles de principios de los noventa en España, un país en el que el “horno no está para bollos”, menos aún con esos cinco millones de parados en la calle.
La situación lastimosa de nuestra maltrecha economía doméstica contrasta con un salón como el suizo plagado de glamour y de las excentricidades que presenta algún que otro desconocido preparador. Está claro que el país helvético no sabe de desahucios, corruptelas de las más variadas y variopintas y rebaja salarial hasta la extenuación.

Aquí más bien es como la mujer del César ‘no sólo tiene que serlo sino que además tiene que parecerlo’.Y desde luego que ha cumplido deleitándonos con un buen ramillete de automóviles que rebasa con creces el medio millón de euros. Y de los que van destinados al resto de los mortales, tampoco la muestra se queda corta, eso sí con automóviles más eficientes que hacen de su precio uno de los mayores reclamos.

Buena cuenta del dinero que allí se mueve lo tenemos en coches como el Aventador que antes de su comercialización ya ha sido vendida su escasa producción de tres unidades y eso que su precio no es “moco de pavo”, 3,58 millones de euros. ¡Desorbitante!, ¿verdad? Y eso por no hablar del millón de euros que exige el poder tener un McLaren P1. Un precio alto, por tener tanta exclusividad, aunque ya se sabe dinero llama a dinero…

Artículos relacionados:

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>