El prototipo del Deauville fue el detonante de la situación tras el escaso interés que despertó por su clientela

De Tomaso quiebra

La mítica marca de origen italiano fundada en 1959 en Módena por el piloto argentino de origen italiano Alejandro De Tomaso, que alcanzó fama y reconocimiento a nivel mundial cuando a finales de los años 60 lanzó al mercado una serie de deportivos impulsados por mecánicas norteamericana como el Vallelunga, el Mangusta y, sobre todo, el famoso Pantera, uno de los deportivos más afamados y reconocidos de los años 80, no ha sido capaz de reflotar por su último propietario Gian Mario Rossignoso, quien acaba de declarar la quiebra.

El lanzamiento de su último modelo como era el De Tomaso Deauville, presentado en el Salón de Ginebra de 2011, como un crossover premium preparado para competir con rivales de la talla del BMW X5 y el Mercedes-Benz Clase G, no llegó a convencer a nadie y menos a sus potenciales clientes con el fin de asegurar una viabilidad económica al proyecto. Estaba claro que su clientela quería volver a la historia de una marca caracterizada por la fabricación de deportivos a la antigua usanza.

Fue ahí donde empezaban los problemas para Rosssignoso y su empresa adquirida en 2004 De Tomaso, quien tuvo que paralizar la producción de este modelo cuando prácticamente estaba preparado para empezar su construcción en serie. Incluso sus derechos de fabricación fueron vendidos a una empresa china.

Así con todo ello la recesión en la que entraría De Tomaso no sólo se quedaría en el Deauville sino que afectaría a dos modelos en los que se encontraban trabajando como era una berlina de altas prestaciones y el superdeportivo encargado de coger el testigo de su emblemático Pantera. Y al final sucede lo que acabamos de anunciar: su estado de bancarrota. Al parecer la empresa no dispone de capital suficiente para pagar tanto a los préstamos a los bancos como los salarios de los pocos empleados con los que cuenta.

De momento y según apuntan las informaciones que llegan desde Italia, la empresa será gestionada por un administrador único, a la espera de que el juez dictamine una solución definitiva para De Tomaso.

Esta no es la primera vez que la mítica marca italiana tiene serios problemas con su economía pues en 2004 se declaró en suspensión de pagos tras no cuajar la operación entre la compañía original – que ya no contaba con los herederos como actuales dueños – y la rusa Uaz para la fabricación de todoterrenos como el Simber y exportar éste a países occidentales.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>