Su precio asciende a 6.804 euros al cambio

FireFly, el eléctrico para que los niños aprendan a conducir

¿Te imaginas que tu hijo conduciendo un coche de verdad?, ¿y si encima, fuera eléctrico? Pues no, no es una hipótesis sino un hecho que se hará realidad en los primeros meses de 2017, cuando se comercialice FireFly. Hablamos no de un juguete, sino de un coche eléctrico, creado por la empresa británica Young Driver Motor Cars Limited – especializada en dar clases de seguridad vial a niños entre 10 y 17 años – para que los niños con edades comprendidas entre los 5 y 10 años, puedan aprender a conducir.

Imagen de previsualización de YouTube

El FireFly cuenta con unas reacciones y un tacto parecido al que ofrece un coche real, gracias a detalles como la dirección de cremallera, los cuatro frenos con mando hidráulico o el alumbrado convencional con indicadores de posición y dirección, entre otros elementos.

Su diseño es obra de Chris Johnson, famoso por trabajar en compañías como Jaguar o Volvo, quien se unió a un grupo de expertos en automoción para crear este pequeño coche eléctrico destinado a niños con este ratio de edad.

Dos modos de funcionamiento Con el objetivo de garantizar la seguridad de los más pequeños, Young Driver ha otorgado a FireFly dos modos de funcionamiento: Junior (básico) y Experienced. El primero de ellos limita la velocidad a 16 km/h, mientras que el modo Experienced la velocidad limitada se incrementa a 23 km/h. Y eso no es todo, en cuanto a seguridad respecta, ya que cuenta con un sistema de detección de obstáculos que detiene el FireFly en el caso de que existe riesgo producirse un choque. Incluso puede equiparse con un control remoto, de tal manera, que el adulto que supervise los avances del alumno – a una distancia de hasta 120 metros –, pueda detenerlo si interpreta que puede ocurrir una situación de peligro.

Como eléctrico que es, el FireFly cuenta con unas baterías de 12 voltios, encargadas de alimentar los motores eléctricos de la tracción. Dichas baterías, aparte de recargarse fácilmente, cuentan con una autonomía de 9 horas.

En el habitáculo de este biplaza eléctrico se incluye una pantalla que indica la velocidad a la que se circula, además de la duración de la batería.

En los primeros meses del próximo año comenzará la comercialización del FireFly, a un precio de 5.750 libras – alrededor de 6.800 euros, 6805, para ser exactos. Nada barato, pero ¿cuánto vale la seguridad de tu hijo, si te lo puedes permitir?

Artículos relacionados:

etiquetas:

Una respuesta a FireFly, el eléctrico para que los niños aprendan a conducir

  1. sergio dijo:

    He encontrado este blog muy interesante. Seria más atractivo si el precio fuera inferior. Esperaremos hasta entonces. Muchas gracias por el articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>