La operación ha permitido aflorar una economía sumergida de 130 millones de euros

La Guardia Civil estrecha el cerco a los talleres ilegales

Negocios regentados por mafias de manera clandestina, establecimientos ubicados en lugares apartados antiguos empleados de talleres se dedicaban a realizar reparaciones sin atender a criterios medioambientales, son algunas de las descripciones que ha llevado a cabo Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de la patronal de vendedores de automóviles (GANVAM), durante la presentación de la campaña de inspección sobre los talleres ilegales que la Guardia Civil ha estrechado el cerco el último año.

En cifras la Benemérita denunció el pasado año 17.070 infracciones en talleres mecánicos, tras detectar 1.288 establecimientos de este tipo, de los cuales un total de 238 ya han echado el cierre. Unos datos que fueron facilitados por el director general de la Guardia civil, Arsenio Fernández de Mesa, durante la firma de un convenio de colaboración en tareas, actividades y proyectos que permitan mejorar la investigación de las actividades ilícitas en el ámbito de la reparación y mantenimiento de vehículos con Sánchez Torres y el vicepresidente de la patronal de fabricantes de automóviles, Mario Armero.

Imagen de previsualización de YouTube

Durante el mes de octubre del pasado año la guardia Civil llevó a cabo un plan de intensificación en las inspecciones a talles mecánicos, tras haber tenido conocimiento de la proliferación de establecimientos regentados por personas que aunque tenían conocimientos en la materia, carecían de cualquier titulación ni licencia de actividad.

La mencionada operación se saldó con un total de 5.794 inspecciones y la interposición de 9.549 denuncias de carácter administrativo que han sido tramitadas por los órganos competentes de las diferentes comunidades autónomas. De estas, el 61,7 por ciento fueron por incumplimiento de las normativa medioambiental; el 27,9 por ciento por carencia de licencias municipales o incumplimiento de la normativa de industria y el 10,4 por ciento restante corresponden a infracciones a otro tipo de regulación entre las que destacan las relativas a la seguridad social o a la normativa tributaria.

Fernández de la Mesa definió la citada redada con el nombre de “Operación Bidón”, que se llevó a cabo en junio del pasado año y que terminó con el cierre de un local en el que trabajaban 5 personas por manipular de manera irregular 1.000 toneladas de residuos industriales.

A su vez el director general de la Guardia civil ha querido precisar que desde 2011 a 2014 se han multiplicado por cien el número de actividades inspectoras que inciden directamente en la seguridad ciudadana. De hecho se ha pasado de realizar 61 inspecciones en el año 2011 a un total de 6.548 en 2014. Durante ese mismo período se ha pasado de formular 308 a un total de 17.070.

Por su parte ANFAC, la patronal de fabricantes, calcula que el cierre de esta actividad ilícita por parte de estos establecimientos ilegales ha supuesto el afloramiento de una bolsa de economía sumergida de 130 millones de euros, además de contribuir a la conservación de 2.400 puestos de trabajo.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>