El sancionado se tomó tal venganza al perder la reclamación interpuesta

Paga una multa con dos cubos de monedas de un centavo

Brett Sanders, un conductor estadounidense de 32 años de edad, fue sancionado por circular por encima del límite de velocidad, en este caso a 40 millas por hora (63 km/h) en una zona en la que la velocidad máxima de la vía estaba fijada en 30 millas por hora (48 km/h) y no se le ocurrió otras cosa que pagar las multa con dos cubos llenos de monedas de un centavo, en venganza por haber desoído la justicia su reclamación por este exceso evidente de velocidad, al que el citado conductor consideró injusta.

La cuantía de la multa no era elevada, de unos 212 dólares (unos 187 euros al cambio actual), que al desglosarlo en monedas resultaba nada menos que 22.000, las que contenían los dos cubos llenos hasta arriba con los que se presentó Sanders en la oficina de tráfico.

En realidad la multa fue de 79,9 dólares (70,30 euros), pero al perder la reclamación interpuesta ,las tasas hicieron que la sanción se incrementara a los 212 dólares, los que tendría que pagar a la ciudad de Frisco (Texas, EEUU).

Desde luego Sanders estudió a conciencia la venganza que llevaría a cabo al considerar su sanción injusta, sacando las 21.000 monedas del banco e introducirlas en dos cubos que contenían las palabras “pago de extorsión”, los rellenó y se dirigió al ayuntamiento, donde arrojó las monedas sobre el mostrador. Una acción que la grabó en vídeo, para después vitalizarlo en las redes sociales, donde se ha convertido en todo un fenómeno, recibiendo no sólo el apoyo de los vecinos de Friso sino de otras ciudades de los EEUU.

Imagen de previsualización de YouTube

“Estaba en la calle en la que vivo cuando recibí la multa por un nueve millas por encima del límite de velocidad (15 km/h)”, señaló a la cadena de televisión CNN. “Pienso que fue injusto. No herí, ni puedo en peligro a nadie”, afirmó Brett Sanders.

La peor parte no se la llevó el sancionado conductor, sino más bien la amable señora que la atendió en el mostrador, que tuvo que recoger todas las monedas que habían sido desperdigadas por el suelo y contarlas.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>