Cada año miles de personas acuden el cementerio de ‘Alamo City'

Una mujer tejana yace enterrada en su Ferrari

Esto es lo que ocurrió un 10 de marzo de 1977 en San Antonio (Texas, EEUU) cuando una mujer de nombre Sandra West, esposa del magnate petrolero de Texas, Ike West, decidió ser enterrada en su objeto más preciado, en este caso su Ferrari 250 GT de color azul.

Este acaudalado matrimonio de la alta sociedad de Beberly Hills se convirtió en noticia de alcance nacional cuando Sandra West, pidió ser enterrada junto a su Ferrari en el asiento delantero del superdeportivo italiano con el asiento reclinado para una mayor comodidad, en un elegante camisón blanco.

Para evitar causar tentaciones a los amantes de los ajeno, que quieran tan semejante botín, el lugar en el que se encuentra se encuentra bien sepultado con cemento. En concreto el citado coche junto a la dama se envolvieron en una caja gris de cerca de 6 metros de longitud, 3 metros de anchura y 2,75 metros de profundidad, junto a la tumba de su marido. La caja sería cubierta totalmente de cemento.

Las crónicas de la época aseguran que al entierro acudieron más de 300 personas, la mayoría curiosos, que querían ver con sus propios ojos tal acontecimiento y sobretodo ver la manera en la que se procedería a tal atípico enterramiento.

Al parecer las causas de la muerte de Sandra West estuvieron envueltas de misterio, pues no se sabe si falleció a causa de las lesiones provocadas por un accidente de coche o se debió a una sobredosis de pastillas. En cualquier caso, lo cierto en esta historia es que cada año miles de personas acuden al cementerio de ‘Alamo City’ para visitar tal curioso féretro.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>