Alonso no pudo completar con éxito su carrera número 200 tras tener un golpe con el Red Bull de Vettel en la salida

Vettel logra una polémica victoria en Sepang

El piloto germano de Red Bull logró en el circuito de Sepang su vigésimo séptima victoria en la Fórmula Uno tras imponerse en un controvertido Gran Premio de Malasia a su compañero de equipo, Mark Webber, desoyendo las órdenes de su escudería de no adelantarle. Tras ellos el británico de Mercedes, Lewis Hamilton, cruzaría en tercer lugar la bandera a cuadros, completando de esta manera el cajón del podio.

Está claro que en el mundo de la Fórmula Uno cada punto es vital o al menos eso es lo que debió de pensar el triple campeón mundial, Sebastian Vettel, después de sobrepasar a Webber en un arriesgado adelantamiento que pudieron dar al traste con los planes de la escudería, que alcanzaba en Sepang su primer doblete de la temporada, con Alonso fuera de la pista desde el inicio de carrera. Una situación que permitió a la escudería austriaca adoptar una estrategia más conservadora para alcanzar los dos primeros puestos del podio.

Pero lejos de calmar la situación en los últimos giros al trazado malayo, Vettel desoyó los órdenes del director de Red Bull, Christian Horner, de mantener la posición para asegurar los puntos, lanzándose a por el Red Bull e su compañero Webber con un adelantamiento evitable. De esta manera, el piloto germano alcanzaba no sólo la victoria sino que también se colocaba como líder del mundial sobrepasando al finlandés de Lotus, Kimi Raikkonen, vencedor en la carrera de Australia y séptimo en la de hoy.

Esta acción enfureció a un veterano Webber, curtido en mil batallas, que tuvo que ver una vez más el claro favoritismo de la escudería por el piloto de Heppenheim.

“Después de la última parada en boxes, el equipo me dijo que la carrera había terminado, que nos mantuviéramos en esas posiciones y arriesgáramos lo menos posible de cara al final. Vettel tomó sus propias decisiones y no hizo caso a las órdenes de equipo, pero no pasará nada porque está protegido. Siempre sucede lo mismo”, espetó enfadado el piloto australiano tras la carrera.

A pesar del enfrentamiento de los Red Bull, la escudería austriaca volvió a demostrar su superioridad en el circuito donde los únicos que le pudieron hacer frente fueron los pilotos de Mercedes, Hamilton y el alemán Nico Rosberg, rivalizando en una dura batalla por el tercer puesto del podio.

Aunque en esta ocasión y a diferencia de Vettel, Rosberg acató las órdenes de equipo que, pese a rodar más rápido que el nuevo fichaje de la escudería germana, no le permitieron adelantar al británico por miedo a perder unos valiosísimos puntos en el mundial de constructores.

Claro que para que ocurriera tal situación, el camino ya se lo dejó muy allanado un Fernando Alonso falto de suerte en la que fue su carrera número 200 en la Fórmula Uno. El asturiano tenía un toque con Vettel en la salida, que afectaría al alerón delantero de su monoplaza Ferrari. al terminar la primera vuelta al circuito malayo, su equipo decidió no pasar por ‘boxes’ para cambiarlo, pese a que el mencionado alerón tocaba varias veces el suelo, ya que consideraban que con esta maniobra perderían demasiado tiempo. De esta manera, tomaban la decisión de arriesgar pensando que no se descolgarían del todo. Sin embargo, la suerte no estaría del lado del español, que sólo 700 metros después de la entrada del ‘pit-lane’, veía como el alerón se descolgaba de manera definitiva y se metía debajo de su monoplaza, lo que hacía imposible su maniobrabilidad y obligaba a Alonso a salirse fuera de la pista. Con Alonso fuera de pista, la carrera fuera más fácil parea los red Bull, que rodarían sin problemas hacia la victoria final.

Saltaron chispas en los Red Bull La lluvia había hecho acto de aparición minutos antes de que arrancara la pruebas, dejando muy perjudicada las pista, por lo que los pilotos decidieron no arriesgar comenzando con neumáticos intermedios. Pero las nubes se despejaron dejando hueco a los rayos de sol, que secaban poco a poco la pista y daban pie al primer paso por ‘boxes’ para cambiar neumáticos.

El ‘pit-lane’ se convertiría en un caos. El primero en entrar fue Vettel, que se acabó llevando el gato al agua. Tras él, todas las escuderían llamaban a sus pilotos para el cambio de neumáticos, convirtiendo el carril en un auténtico atasco.

Los problemas se sucedían hasta producirse la imagen de la jornada con la entrada de Hamiton en el ‘pit’ de McLaren y no en el de su nueva escudería.

Red Bull dominaría las primeras paradas haciéndose con los dos primeros puestos de carrera. Webber lideraba por delante de Vettel tras haber instalado neumáticos duros en su último paso por ‘boxes’. por detrás Hamilton recortaba tiempos con la cabeza, pero el británico no terminaba de seguir el ritmo de cabeza y acercarase a los pilotos de Red Bull.

Vettel no se conformaba con ser segundo y quería pasar a un Mark Webber, que defendía su liderato, mientras que los oídos de ambos escuchaban las órdenes de sus jefes de dejarse de disputarse la primera plaza. incluso en uno de las embestidas de Vettel, los dos Red Bull llegaron a tocarse, sin consecuencia para ninguno de los dos pitloso.

Finalmente, Vettel le ganaba la posición a un enfurecido Webber, que decidía no tratar de recuperar la posición. “Ha sido una estupidez”, se escuchaba en la comunicación entre vettel y su equipo. El alemán no contestaba y rodaba sin obstáculos hacia la victoria.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>