Su producción está limitada a 50 unidades, que partirán con una precio situado alrededor de los 40.000 euros

Volkswagen XL1

Manufacturado en Osnabrück (Alemania),la antigua planta de Karmann, la misma en la que se monta el nuevo Porsche Boxster y el Golf Cabrio, utilizará de forma abundante la fibra de carbono con el objetivo de reducir su peso, aunque de forma muy automatizada gracias al método RTM, que viene a ser un modelado por transferencia de resina. De hecho, el haber utilizado este material en los paneles de la carrocería ha permitido contener el peso hasta los 795 kilos – total resultante de los 153 kg que pesa el chasis, los 230 kg la carrocería, 227 kg el sistema de propulsión, 105 kg la electrónica y todo el equipamiento que incluye, que asciende a 80 kilos -. Pero eso no es todo, pues hasta la pintura utilizada pesa la mitad que la tradicional pintura para carbono.

Hasta las puertas se encuentran realizadas en carbono y eso que hace dos años tenían serias dudas en el empleo de este material por su coste, pero es uno de los grandes atractivos de este original coupé de 3,89 metros de longitud, 1,66 metros de anchura y 1,15 metros de altura. De hecho estas no sólo se abren hacia arriba sino que además cuentan con un dispositivo pirotécnico que permite liberarlas en caso de vuelco.

Ligero pero a la vez seguro el XL1 de Volkswagen incorpora piezas de aluminio, tanto en la parte delantera como trasera, con el objetivo de absorber los impactos. Incluso las mismas puertas incorporan estructura de aluminio.

Aunque la construcción especial de este artesanal automóvil no se queda aquí pues incorpora estabilizadoras de carbono, discos de freno cerámicos y ruedas de magnesio, entre otros materiales.

Partiendo de una configuración biplaza se emplea en este curioso híbrido enchufable un motor térmico bicilíndrico dos litros TDI de 800 cc de 48 CV al que se suma otro eléctrico de 20 kW – unos 27 CV -, para disponer aunque sea de manera puntual, mientras haya reserva de las baterías de litio – de una autonomía de 50 kilómwetros – de una potencia de 75 caballos.

Las mencionadas mecánicas transmiten sus respectivas potencias a las ruedas traseras y se encuentran asociadas a un cambio DSG de doble embrague y siete velocidades. Su velocidad queda cifrada ne unos 160 km/h, mientras su aceleración ha ascendido el registro que anunciaba el prototipo, pasando de los 11,9 segundos del 0 a 100 km/h a los 12,7 segundos. Algo parecido a su autonomía que ha bajado de los 550 kilómetros anunciados por el concept car a los 500 kilómetros.

No así la autonomía eléctrica, que pasa de los 35 kilómetros a los 55 kilómetros, lo que no está nada mal para garantizar moverse como un eléctrico en ciudad. Más aún si su consumo se sitúa en 0,9 litros a los 100 km y las emisiones en 21 gr/km recorrido. Incluso con el motor diesel tampoco se dispara, quedándose en unos exíguos 2,2 litros a los 100 km. Unos extraordinarios registros a los que contribuye, además de su peso, un excelente coeficiente aerodinámico Cx de 0,189.

Si por fuera llama la atención por la ausencia de espejos retrovisores, que han sido sustituidos por cámaras en los paneles exteriores, por dentro ofrece una configuración biplaza con unos asientos dispuestos en una posición más convencional de como se encontraban en el prototipo.

Así en definitiva será el XL1, cuya producción está limitada a 50 unidades, cuyo precio se situaría en torno a los 40.000 euros.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>