Un híbrido muy prometedor

Audi A3 Sportback e-tron

La marca de los cuatro aros nos cita en Palma de Mallorca para presentarnos al que es su primer híbrido enchufable, el A3 Sportback e-tron, que la marca comenzó a vender a modo de versión anticipada en septiembre del pasado año, aunque la verdadera comercialización se produce este mes. En un principio sólo serán seis los concesionarios de la marca en España que puedan venderlo, principalmente porque cuentan con el personal especialmente cualificado para trabajar en un vehículo híbrido.

Así pues el Audi A3 es el primer modelo de la gama de la marca germana en comercializarse con tecnología e-tron o lo que es lo mismo híbrida enchufable. Más adelante la gama e-tron comenzará a expandirse por otro modelos de la marca como el SUV premium Q7 e incluso el superdeportivo R8, podría tener una versión e-tron.

 FOTOS EXTERIORES

FOTOS INTERIORES

En contacto con… El sistema híbrido del A3 Sportback se compone de un motor térmico como es el conocido cuatro cilindros de 1.4 litros sobrealimentado TFSI, en este caso de la versión de 150 caballos y 250 Nm de par que trabaja en combinación con un motor eléctrico sincrono de 102 CV – 75 kW – y 330 Nm, ubicado entre el motor térmico y la caja de cambios automática de doble embrague S-Tronic.

Con el motor eléctrico funcionando sólo el A3 Sportback es capaz de lograr un paso de 0 a 60 km/h en 60 segundos así como alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h. Sin embargo, de hacerlo a este ritmo la batería duraría poco.

De manera conjunta el A3 Sportback e-tron desarrolla una potencia de 204 CV y 350 Nm de par, siempre y cuando la batería cuente con la carga suficiente. Una batería, de iones de litio, que se encuentra ubicada sobre el eje trasero y que proporciona una potencia de 8,8 kWh, suficientes según la marca germana, para recorrer aproximadamente 50 kilómetros en modo totalmente eléctrico. Además podemos recargarla a través de una toma de corriente convencional para lo cual requiere de 3 horas y 45 minutos o mediante un enchufe industrial, para lo que precisará menos de dos horas. Sin embargo, no ofrece la posibilidad recarga rápida. El punto de carga se encuentra ubicado en la parrilla frontal, tras mover hacia la izquierda el logotipo de los cuatro aros.

A pesar de contar con un sobrepeso de 300 kilos – 125 kilos de los cuales pertenecen a la batería -, respecto a la versión A3 TFSI de 150 CV con motor convencional, el A3 Sportback sorprende por sus prestaciones, al menos sobre el papel, pues con los dos motores trabajando de manera conjunta es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 7,6 segundos, además de alcanzar una velocidad máxima de 222 km/h. Y todo ello con su consumo, según homologación de 1,6 litros/100 kilómetros, una cifra que no es posible acercarse en circunstancias normales, ya que en el ciclo de homologación de consumos de los híbridos enchufables circulan casi todo el tiempo en modo eléctrico y el motor de combustión apenas interviene.

Claro que una cosa son las cifras y otra muy distinta las sensaciones que tenemos una vez que nos subimos al volante.

Toda vez nos posicionamos al frente del volante pisamos el freno y accionamos el botón ‘Start&Stop’ el compacto germano arranca avisándonos con un mensaje luminoso en la pantalla central de que se encuentra listo para emprender la marcha.

En modo completamente eléctrico, su sonido es imperceptible, movido por el más absoluto silencio que sólo es roto por el leve ronroneo producido por el ruido de rodadura. En este modo su comportamiento es similar al de cualquier coche eléctrico con una entrega de par que notamos nada más hundir el pie sobre el acelerador, proceso en el que la aceleración nos deja pegado al asiento.

Su frenada es de tipo regenerativo, de manera que si apretamos con suavidad el pedal, será el mencionado sistema eléctrico el encargado de reducir la velocidad, mientras que si demandamos más potencia de frenado es cuando actúan los discos y las pastillas para hacer su cometido de detener al vehículo. En cualquier caso, el conductor no percibe cuando actúa el freno eléctrico y cuando lo hace el hidráulico. Además podemos modular el mismo.

Cuando el motor térmico entre en funcionamiento, el sonido se hace patente, similar al de un 1.4 TFSI y aunque la transición entre estos dos modos es de lo más suave, en la fase en la que superamos el segundo tope de pedal “Quick-Down”, el motor sube mucho de vueltas en vacío cuando el cambio reduce marchas. Cierto es que no dura más de un segundo hasta que el motor engrana marcha, pero hasta que este ocurre parece que estemos ante un cambio de variador continuo, No obstante, cuando engrana la velocidad, el A3 Sportback saca a reducir su carácter con su pronta respuesta al acelerador, comportándose como un auténtico GTI.

En plena Sierra de Tramuntana, cuando se suceden las carreteras con curvas el A3 Sportback responde con suficiencia a un ritmo alto. En estas situaciones su comportamiento, no difiere de manera notable de cualquier A3. Si bien es cierto que la inercia propia de su 330 kilos de sobrepeso se hace notar en el volante, pero lo bien trabajada que se encuentra la suspensión, que ha sido endurecida, ayuda a contener este sobrepeso.

En todo momento el A3 Sportback muestra un gran aplomo en marcha pues su peso elevado para tratarse de un compacto – 1.540 kilos – se encuentra bien repartido entre ambos ejes -55 por ciento sobre el eje delantero -. Si bien es verdad que en las curvas de más reducido giro se hace patente el sobrepeso que tiene que tirar el e-tron. Además, su dirección se muestra precisa y directa, aunque resulta ser poco comunicativa.

En autovía y autopista, el aplomo en marcha gana enteros aportando una estabilidad sensacional combinada con un gran confort en marcha.

El Audi A3 e-tron ofrece cuatro modos diferentes de conducción, el EV, completamente eléctrico, el Hybrid Auto, donde el motor de gasolina como el eléctrico funcionan de la forma más eficiente y óptima; el Hybrid Hold donde la energía eléctrica acumulada en la batería se reserva para emplearla en otras circunstancias y el Hybrid Charge o modo de recarga de la batería. Precisamente este último modo es muy recomendable cuando quieres incrementar la energía de los acumuladores para después poder circular en modo totalmente eléctrico, donde más te interese. Aunque este último modo tiene como contrapartida que hace trabajar en exceso al motor de gasolina que tienen que mover con mas fuerza al conjunto alternador-generador, de tal manera, que mientras vamos generando más electricidad más combustible gastamos.

En términos de consumo, el A3 E-tron es un vehículo sensible a la conducción, de tal manera, que en modo Hybrid-Auto movernos en torno a los 5 litros no es un ningún handicap si practicamos una conducción relajada. Sin embargo, cuando imprimimos un mayor ritmo al circular en carretera de montaña, el consumo medio indicado por el ordenador de a bordo se situaba en 8,5 litros/100 km. Incluso en el modo Hybrid Charge, se pueden llegar a superar los 9 litros. No obstante, en un trayecto en carretera y ciudad, utilizando la mayor parte del tiempo el modo eléctrico, el consumo se situó en 2,3 litros/100.

Desde el interior A bordo de este e-tron nada cambia respecto a un A3 convencional, salvo por la presencia de un “powermeter” en lugar del cuentarrevoluciones, que es el encargado de indicar la cantidad de potencia que estamos empleando y por la presencia de un botón EV, ubicado en el salpicadero que permite elegir entre los cuatro modos de funcionamiento mencionados con anterioridad: EV, Hybrid-Auto, Hybrid-Charge e Hybrid Hold. También en el cuadro de instrumentación  en el lugar de la temperatura encontramos un indicador, que mediante barras LED, nos informa del estado de la carga de la batirá de ion-litio.

Por lo demás se encuentra la inscripción “e-tron” ubicada en salpicadero, umbrales de las puertas y palanca de cambios.

El A3 e-tron es como cualquier otro A3 y la única diferencia que encontramos aparte de las propias de su condición híbrida reside en la capacidad del maletero y es que como la batería se encuentra bajo los asientos traseros, el depósito de combustible – 40 litros – se encuentra ahora debajo del maletero, con lo que este pierden 100 litros respecto a un A3 convencional de tracción delantera y 60 litros si porta tracción quattro, para situarse en 280 litros. A todo ello se suma la imposibilidad de incorporar una rueda de repuesto, ni siquiera de emergencia, ya que requiere portar en su lugar un generoso maletín con los cables para recargar la batería.

Respecto a su equipamiento, el A3 Sportback e-tron incluye entre su equipamiento de serie: climatizador automático, sistema Audi drive select, sistema de información de información al conductor con display a color, pomo de la palanca de selección en cuero, faros de tipo Led y sistema multimedia MMI radio. Y eso no es todo pues dentro del apartado referente a seguridad a sus siete airbags – incluidos el de rodilla -, se suman: sistema de retención ISOFIX en las plazas traseras exteriores, el sistema de servofreno con frenada, encargado de frenar al vehículo tras una colisión mitigando las lesiones a los ocupantes antes de producirse otro posible impacto.

Conclusión Al igual que el habitáculo la línea exterior apenas así sufre variaciones respecto a las versiones convencionales, aunque ciertos detalles le dan un toque diferenciador respecto al resto de versiones. Para empezar la parrilla frontal incorpora un mayor número de lamas cromadas y un acabado específico, mientras el paragolpes delantero incorpora unos apliques cromados en las entradas de aire.

En la zaga porta también un parasoles trasero específico con unas molduras trapezoidales. Es aquí donde no se visualiza por ninguna parte las salidas de escape que parecen ocultas en los propios bajos de la carrocería. También las llantas de aleación de 18 pulgadas cuentan con un diseño específico multiradio.

Eln resumen, el A3 Sportback e-tron nos ha resultado una opción muy interesante y no sólo por ser un híbrido capaz de ofrecer unas prestaciones similares de la de un coche térmico sino porque quien disponga todos los días de un recorrido diario por debajo de los 40 kilómetros – o de 80 kilómetros en el caso de que podamos recargarlo en el trabajo – puede resultar todo un auténtico ahorro en el uso diario. Todo un logro para este A3 Sportback e-tron que parte con un precio de 40.460 euros, una tarifa a la que se pueden descontar las ayuda oficiales del Plan Movele destinadas al fomento de coches cien por cien eléctricos e híbridos enchufables. Unas ayudas que contemplan un descuento de 4.500 euros, al que habrá que sumar el estipulado en cada Comunidad Autónoma. A tenor del precio, descontando las posibles ayudas, parece una opción muy interesante para quienes busquen un coche que mire por el consumo sin renunciar a la deportividad y quienes se muestren convencidos de las posibilidades que puede llegar a ofrecer la movilidad eléctrica.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>