Cuando lo mejor está por ver

Audi Q5

La segunda generación del SUV más vendido de la marca no defrauda y llega cargado con toda la tecnología de su hermano mayor el Q7, incluido su nueva plataforma MLB Evo y un nuevo sistema de tracción que hará las delicias de conductor como ocupantes. No se vayan que aún hay más…

Vale, si miras es un modelo continuista en sus líneas, eso no lo vamos a negar, pero no esperes más de lo mismo porque te equivocarás de raíz. Me explico, el nuevo Q5 mejora sustancialmente en todos los apartados y ahora es más habitable y capaz, cuenta con motores más eficientes y bajos en consumos, y todo una batería de elementos tecnológicos que le hacen dinámicamente más efectivo. Y eso no es todo si eres un sibarita, pues tienes en el habitáculo un confort y un entretenimiento de primer nivel, con infinitas opciones para satisfacer los gustos más exigentes. ¿Arrancamos?

FOTOS EXTERIORES

FOTOS INTERIORES

En contacto con… Si hay un aspecto en el que llama la atención por los cambios que presenta es en el apartado mecánico, concretamente en la tecnología que se le ha dotado para que mejore su dinamismo, tanto en carretera como fuera de ella. Aquí brillan con luz propia dos elementos: la tracción inteligente ultra, que ya portan el A4, A4 Allroad y el A5 y la nueva suspensión neumática de altura variable. Precisamente éste último elemento no sólo lo incorpora como novedad sino que además, le desmarca de parte de la competencia, caso del BMW X3, que no cuenta con un sistema similar, aunque sí el Mercedes-Benz GLC. Lástima que no sea nada barata: 2.385 euros, nada menos.

Imagen de previsualización de YouTube

Opcional en todas las versiones, permite regular la altura de la carrocería respecto al suelo hasta en cinco niveles: Carga (en 12 centímetros), Dynamic y Confort (16 centímetros), Auto (17,5 centímetros), Allroad (20 centímetros), Lift/Offroad (22 centímetros). De la efectividad de la misma os podemos dar buena cuenta en una prueba fuera de pista que aunque no fue para nada extrema, si permitía el paso de crestas o vadeos de algún riachuelo, que de no llevarla podría dejar algún toque con la panza.

Estas buenas aptitudes de las que hace gala fuera del asfalto se debe a sus interesantes cotas TT en el modo lift/offroad a lo que suma la posibilidad de equipar sistema de control de descensos, inclinómetro e indicador de ángulos de ascenso y descenso, que favorecen enormemente las tareas al volante.

El empleo de aceros de alta resistencia y de materiales ligeros como el aluminio ha permitido rebajar el peso del conjunto en 90 kilos, respecto a la anterior generación con lo que eso conlleva en materia dinámica. Además su lograda aerodinámica con un coeficiente de tan sólo 0,30 Cx, gracias a las suaves líneas de la carrocería, a los bajos carenados y al diseño específico de llantas y neumáticos, favorecen la canalización del flujo del aire bajo el suelo del Q5, permitiendo desenvolverse con un mayor dinamismo en carretera, aparte de contribuir a una rebaja del consumo.

Imagen de previsualización de YouTube

Respecto a la tracción inteligente ultra, esta es de serie en todos los modelos, salvo los que cuentan con mecánicas de seis cilindros, que incorporan un diferencial central con autoblocante. Básicamente se trata de un eje trasero conectable en función de las necesidades y con reparto variable. El sistema recibe 150 señales que analizan 100 veces por segundo para decidir, de forma predictiva, cuando debe acoplarse o no el eje posterior, para permitir al Q5 comportarse como un tracción delantera, si las condiciones así lo permiten.

La gama de mecánicas que puede montar el Q5 es un gasolina 2.0 TFSI de 252 CV con caja S Tronic de 7 velocidades al que se suma en diesel, un V6 3.0 TDI de 286 CV y tres variantes en bloque 2.0 litros TDI: 150, 163 y 190 CV. Precisamente ésta última fue la que tuvimos oportunidad de testear en el los alrededores del Palacio de Riofrío (Segovia). Un modelo que tiene potencia más que suficiente para abordar con solvencia cualquier circunstancia. Además, se asocia a las mil maravillas al cambio S Tronic de doble embrague, que le permite alargar los desarrollos para reducir el consumo, que puede rondar los 6 l/100 km de media, si no abusamos del pedal del acelerador. Incluso permite sacar lo mejor del Q5 cuando la carretera se retuerce, donde se le nota especialmente ágil, gracias a la ligereza que transmite el conjunto y a la rapidez en la que actúa el cambio de marcha. El único lunar quizás lo encontramos en su confort acústico, donde el motor se deja notar más de lo que deseamos.

Por su parte la tracción ultra, se comporta a las mil maravillas cuando salimos a alguna excursión por el campo o si nos movemos por zonas donde la lluvia hace acto de presencia con frecuencia.

Esta configuración motor transmisión nos parece una de las más interesantes si buscamos prestaciones con consumos ajustados. También destaca el trabajo efectuado en el chasis por los ingenieros de Audi, que aporta una mayor rigidez al conjunto. La dirección precisa y una suspensión, capaz de absorber las irregularidades con gran eficacia, hacen el resto a un conjunto francamente bueno.

Desde el interior De puertas para dentro, el habitáculo de nuestro protagonista nada tiene que envidiar al del Audi A4 o del Q7, incluso resulta tan sofisticado como los de estos con un equipamiento de primer orden. Como es de suponer nuestra unidad de pruebas, contaba con todo un abanico de posibilidades en cuanto a equipamiento mostrando lo mejor de la marca de los cuatro aros: panel MMI Touch con función táctil, en el que podemos escribir a mano bien el número de teléfono al que queremos llamar o la dirección del navegador, cuadro de mandos digital virtual cockpit de última generación, configurable a voluntad del conductor, conexión a Internet 4G, WiFi para conectar hasta ocho dispositivos, recarga por inducción para móviles, tapicería en Alcantara y piel, volante calefactado, asientos eléctricos con reglaje y equipo de audio de alta fidelidad y potencia, entre otros elementos.

Todo se presenta muy bien cuidado y bien ubicado y se mantiene en la línea con los productos de nueva hornada de Audi.

El hecho de ser más largo, ancho y alto que la versión anterior – ver ficha técnica -, le ha permitido disfrutar de un interior más holgado que el de la anterior generación, donde los ocupantes notarán una mayor altura para la cabeza y espacio para las piernas. Si además optamos por incorporar asientos deslizables ganaremos 13 centímetros adicionales en el caso de deslizar las banquetas a la posición más retrasada. Y eso no es todo porque las plazas traseras se pueden abatirse en tres secciones independientes para facilitar la carga de objetos de mayor tamaño.

Al igual que el habitáculo gana espacio, también lo hace el maletero con 10 litros adicionales, con lo que su capacidad puede variar entre 550 y 610 litros, en función de la posición de la banqueta posterior. Y para los que precisen de una mayor comodidad puede contar con un sensor, que permite abrir y cerrar el mismo con sólo pasar el pie, así como la posibilidad de rebajar la altura de la carrocería mediante un pulsador trasero, para que sea más cómodo el acceso de la carga. Eso sí ésta última opción, sólo está disponible en las versiones dotadas de suspensión neumática.

El nuevo Q5 también destaca por la cantidad de elementos tecnológicos relacionados con la seguridad y ayudas al conducción y que hereda de sus citados hermanos A4 y Q7 como el asistente para atascos, el aviso de salida del habitáculo para pasajeros, supervisión del ángulo ciego y tráfico trasero cruzado, mantenimiento activo de carril, función de punto muerto inteligente, que desacopla el cambio de los modelos automáticos en función de la velocidad, cartografía, etc; asistente predictivo de eficiencia, faros LED y Matrix LED con intermitentes dinámicos de encendido secuencial y detección de peatones con frenada automática.

Conclusión El nuevo Q5 ha visto evolucionar sus líneas de la carrocería hacia un perfil más marcado por la nueva parrilla Singleframe de nueva factura y enmarcada en cromo, una línea de cintura más bien ondulada y una zaga cuyo portón trasero abraza los laterales, lo que ha permitido dotar al conjunto de cierto atractivo. Además, se comercializa hasta en 14 tonalidades diferentes para la carrocería y llantas que van desde las 18 pulgadas de serie hasta las 21 en opción.

En líneas generales podemos calificar al Q5 como un producto redondo y bien hecho con toda una batería de ayudas a la conducción y unas dimensiones más que interesantes para quien busque un vehículo compacto y polivalente. La suspensión neumática, junto a la nueva tracción total quattro mejora la efectividad y el confort tanto en la carretera como fuera de ella.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>