Coqueto y dinámico

Suzuki Swift

La tercera generación aparece más rejuvenecida que nunca, con un coche que despliega personalidad en una silueta cargada de atractivo. Todo ello sin perder la esencia de aquella generación lanzada en 2004 de aquel Mini a la japonesa que ofrecía un coche de interesante habitabilidad y conducción divertida.

Ofrecido solo en versión de cinco puertas, el niño bonito de Suzuki llega con una línea deportiva diseñada para Europa, que invita a una conducción divertida y dinámica y un interior francamente habitable. ¿Quieres saber por qué nos ha convencido?

FOTOS EXTERIORES

FOTOS INTERIORES

Imagen de previsualización de YouTube

En contacto con…

El nuevo Swift se ofrece, en principio en España, con dos motorizaciones de gasolina, que ya hemos conocido en otros modelos de la marca como el Ignis o el Baleno. El primero de estos se trata de un atmosférico de 1.2 litros, con cuatro cilindros, que rinde una potencia de 90 CV. Dicho motor puede ir asociado a un cambio manual de cinco o una automático de variador continuo y también a una tracción delantera o total.

La segunda motorización es el 1.0 Boosterjet, un pequeño motor tricilíndrico, que gracias al turbocompresor logra una potencia de 111 caballos. Este motor solo está disponible con cambio manual de cinco marchas.

En ambas mecánicas Suzuki ofrece la posibilidad de montar un dispositivo denominado SHVS (Smart Hybrid Vehicle by Suzuki). Se trata de una sencilla solución híbrida en la que un pequeño alternador es el encargado de asistir en las fases de aceleración al motor térmico, a la vez que ayuda a reducir el consumo de combustible, gracias a que es capaz de ponerlo en marcha tras las detenciones cortas y recuperar energía en las frenadas, que es almacenada en una batería de iones de litio.

En nuestro caso nos pusimos al volante del nuevo Suzuki Swift con el motor gasolina atmosférico 1.2 Dualjet, capaz de rendir una potencia de 90 CV a 6.000 rpm y desarrollar un par de 120 Nm a 4.400 rpm con el cambio automático

Nada más arrancar sorprende de grata manera el sonido que emite, que ofrece la sensación de estar conduciendo un coche incluso con más nervio del que realmente tiene, por lo que la diversión al volante está garantizada.

El coche ofrece un buen empuje desde abajo y aunque no sube mucho de revoluciones – apenas alcanza las 6.000 rpm – contamos con potencia suficiente a lo largo de todo el rango. El cambio CVT al que se encontraba asociado nuestra unidad de pruebas destaca por la suavidad de funcionamiento.

Con este motor el consumo, aunque nos falta medirle con mayor detenimiento en una prueba más en profundidad, podemos calificarle de bajo, más teniendo en cuenta que en ningún caso superó los 6,0 litros/100 km.

El nuevo Suzuki Swift se ha sometido a una cura de peso, que le permite rebajar su tara en 120 kilogramos respecto a su antecesor dejando la cifra de peso en 840 kilogramos, sin duda la mejor del segmento.

El hecho de contar con un conjunto liviano le permite no sólo ofrecer unas buenas cifras en el apartado de emisiones y consumos sino también un mayor dinamismo en términos de comportamiento. De hecho, en las reviradas carreteras que surgieron en el recorrido montado para la ocasión el Swift se mostraba muy estable y ágil en el paso por curva. La dirección se muestra rápida y ligera, aunque echamos en falta un mejor tacto de la misma, pues se muestra imprecisa, ya que resulta ser muy asistida y poco informativa. Por otro lado, la suspensión ofrece un punto de firmeza intermedio y no resulta seca.

Para terminar con este apartado podemos señalar que el nuevo Swift, a diferencia de otros utilitarios de la época, no sólo tiene una clara vocación urbana, sino que además se siente cómodo en vías rápidas, demostrando un gran aplomo a velocidades altas. Además, su aislamiento acústico nos permite recorrer muchos kilómetros lejos de la urbe.

Desde el interior

El hecho de contar con 20 mm más de batalla, le ha permitido al nuevo Swift ganar en espacio interior, a pesar de ser un coche pequeño cuya longitud 10 mm más corto. Hablamos de uno de los coches más habitables del segmento, que ofrece en sus plazas traseras un buen espacio para las piernas y altura para la cabeza, lo que contribuye a incrementar la sensación de desahogo.

Delante los asientos son cómodos y aunque ofrecen un mullido algo blando, el cuerpo no se hunde.

La posición de conducción podemos calificarla de buena en términos generales con una regulación correcta del asiento, a pesar de que la banqueta no quede cerca del suelo. Su volante es muy agradable al acto.

Su maletero ahora se ha incrementado en 55 litros respecto a su predecesor y ofrecer 265 litros, que podemos ampliar hasta los 579 litros, si abatimos los asientos de la fila trasera.

El habitáculo se encuentra realizado con materiales de buena calidad, que transmiten sensación de solidez y en principio, parece que aguantan bien el paso del tiempo. Los ajustes de las piezas parecen buenos, no hay bordes con rebabas en el acabado de los mismo, ni aparecen crujidos al ejercer presión sobre las piezas plásticas.

Tanto la pantalla táctil como el sistema multimedia que se encuentra asociado, de serie en todos los modelos, cumplen bien con su función y es fácil familiarizarse con el sistema, que por otro lado resulta muy intuitivo. Este dispositivo es compatible con Android Auto y Mirror Link, así como Apple Car Play para lo que hay disponible una toma USB bajo la consola central.

Conclusión

El Suzuki Swift es un coche que entra por los ojos y que ofrece una imagen con mucha personalidad, con una silueta reconocible a distancia y un ADN diferenciado respecto a cualquier otro utilitario.

Estéticamente es un modelo reconocible a primera vista, que conserva la esencia. No obstante, estrena nuevos paragolpes a la vez que muestra una parrilla central más prominente, ópticas más estilizadas con faros LED – en la versión más completa de equipamiento – y una zaga completamente renovada. También llaman la atención detalles como el de los tiradores de las puertas, que le aporta una mayor fluidez de líneas.

Respecto a las versiones que se encuentran disponible en el mercado español, el nuevo Swift cuenta con dos acabados GLE y GLX con un equipo de serie bastante completo. Así ambos cuentan de serie de 16 pulgadas – pintadas en el GLE y pulidas en el GLX -, encendido automático de luces y asientos delanteros calefactables y cámara de visión trasera. El acabado más completo GLX añade la pantalla táctil de 7 pulgadas, el climatizador automático, los faros LED, función de navegación, control de velocidad adaptativo con limitador, climatizador automático y arranque sin llave.

Por si esto fuera poco, su equipamiento der seguridad se encuentra compuesto por un sistema de frenada de emergencia, que actúa entre 15 y 40 km/h, conexión automática de luz de carretera, programador de velocidad activo ajustable en tres niveles de distancia respecto al vehículo precedente y alerta por cambio involuntario de carril.

El nuevo Swift se encuentra disponible a partir de 15.250 euros con el motor 1.2 cambio manual y acabado GLE, mientras que en caso de montar cambio automático, este asciende a 16.650 euros. Por su parte el 1.0 Boosterjet arranca en 16.450 euros para la variante GLE, que ascienden a 18.950 euros, en la versión GLX.

Este coche de tamaño reducido, con un espacio interior bien aprovechado, económico en el uso diario, cuyos motores gasolina ofrecen una notable relación prestaciones/potencia y una dinámica de la conducción divertida, hacen del Swift uno de los vehículos más interesantes del mercado. Si aún así se te queda corto, no te apures, ya que a partir del mes de octubre su corazón mecánico se vuelve más enérgico con el propulsor 1.4 turbo de 140 CV.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>