Llega una de las opciones más económicas de los pick up desde 17.320 euros

Tata Xenon

La marca hindú renueva su pick up con cambios que afectan a estética motor y equipamientos y aunque conserva principalmente su función más dedicada a un ámbito más industrial y rural, cubre ahora una faceta más lúdica con ciertas concesiones al confort.

A pesar de ser el segmento en plena expansión el de los pick up, en España nunca ha gozado de una gran tirada, decantándose la mayoría de unidades como vehículos para el trabajo, siendo muy pocas las destinadas para el ocio. De hecho en lo que va de año, es decir desde enero hasta mayo, sólo se han vendido 1.419 unidades, siendo este segmento el último reducto que les queda a quienes buscan un auténtico todoterreno. La crisis económica lejos de mejorar esta tendencia a la baja la ha empeorado con un líder destacado por encima de todos como es el Toyota hilux con 681 unidades. Tras el modelo de la marca nipona se sitúan en los primeros puestos el Nissan Navara (278 unidades vendidas), el Ford Ranger (183 unidades comercializadas) y el Volkswagen Amarok (con 127 unidades).

Desde Tata y a través de su nueva distribuidora para España, Nijuler Automoción Siglo XXI SL. no quieren marcarse un objetivo de ventas sino que sea más bien el mercado quien marca el ritmo de comercialización de un modelo cuyos principales argumentos de ventas se sitúan en el precio reducido y un equipamiento similar al del resto de sus competidores.

FOTOS EXTERIORES

FOTOS INTERIORES

En contacto con…

El nuevo Xenon de Tata modifica aquel 2.2 litros turbodiesel con inyección directa y common rail de 140 caballos, proveniente del Safari con una mayor entrega de potencia, que se incrementa en 10 caballos hasta alcanzar los 150 caballos a 4.000 rpm, como su antecesor. Mientras su par motor se mantiene en 320 Nm, aunque aumenta su margen de utilización desde las 1.500 a las 3.000 rpm, en lugar de las 1.700 a las 2.700 rpm. Es una mecánica que mueve con brío a nuestro protagonista, notándose el empuje del motor a partir de 1.500 vueltas que le permite contar con buenas cualidades dinámicos en campo y moverse con la solvencia necesaria como para no quedar rezagado tanto en la ciudad como en carretera.

No obstante, éste es un motor que no tiene un tacto refinado a bajas velocidades, que depende más de la situación y fijación del propulsor, que de la insonorización de la cabina. Sin embargo a altas velocidades se muestra un tanto silencioso, gracias a que recurre a una quinta larga, que le permite ir bajo de revoluciones. Y ya que hemos nombrado la transmisión, decirte que es de cinco velocidades, de las cuales las tres primeras se encuentran más enfocadas para circular por campo, mientras las otras dos restantes se encuentra más pensadas para obtener unos consumos bajos para este pick up que anuncia un consumo medio homologado de 7,4 litros/100 km.

Normalmente se circula en propulsión trasera y si precisamos de la tracción total, no hace falta detener el vehículo ya que es eléctrica y se puede realizar siempre que circulemos a velocidades inferiores a 60 km/h. Una pequeña rueda permite conectar la reductora, que junto al diferencial trasero autoblocante y los ángulos de ataque y salida (24º y 21º, respectivamente) junto a la buena altura al suelo de 20 centímetros garantizan un buen comportamiento en campo. Sin tener que sufrir por tocar los bajos cuando el terreno se complica en caminos algo mas resquebrajados.

Ello unido a una carrocería atornillada sobre un clásico chasis de largueros y a un esquema de suspensiones independiente delante – con doble brazo y barra de torsión – y de eje rígido con ballestas detrás, corroboran su eficiencia fuera del asfalto.

Ya en carretera esta buena actitud se torna más imprecisa precisamente en las ballestas traseras, ya que tienden a rebotar más de lo deseado cuando el coche va descargado, a lo que se suma una dirección con demasiadas vueltas entre topes, lo que redunda en una menor precisión a la hora a negociar cada giro.

En cualquier caso, el Tata muestra en carretera un comportamiento correcto e incluso mantiene buenas velocidades de crucero en asfalto. Además, sus neumáticos con 215 de sección y 75 de perfil resultan más adecuados que los de la mayoría de sus rivales, puesto que obtienen una mejor adherencia en campo y prestan un mayor apoyo a la suspensión a la hora de resolver las irregularidades de la calzada, gracias a su mayor perfil.

Desde su habitáculo Los cambios no son tan resaltables en su interior y no es porque no los haya, sino porque sigue teniendo un diseño donde la calidad percibida aún tiene que mejorar. Detalles como el ajuste de los elementos móviles o la textura de los plásticos que recubren el salpicadero.

Sin embargo, los asientos presentan una buena dimensión como para facilitar nuestro confort, acompañados por unos pequeños resaltes laterales que contribuyen a sujetan con eficacia el cuerpo en los apoyos.

Su equipamiento lo podemos calificar de correcto, ya que cuenta con todos los elementos que podemos considerar imprescindibles tales como el ABS con EBD, rueda de repuesto, aire acondicionado, volante regulable en altura y de cuero, respaldo posterior del asiento plegable, doble airbag y equipo de audio con Bluetooth y toma USB, entre otras elementos. Las opciones quedan disponibles para la pintura metalizada (310 euros), la tapa de la caja o “Full Box” (1.902 euros) y la capota dura acristalada o”Hard Top” (2.103 euros).

La capacidad de carga en su versión de cabina doble, única disponible, se encuentra en 825 litros; además, cuenta con una longitud y anchura de la caja en cerca de 1,5 metros – 1,41 m longitud y 1,42 m de anchura -.

Conclusión Su configuración más actual, permite al Xenon competir con mayores garantías de éxito, en el cada vez difícil segmento de los pick up, con una imagen de contornos estilizados que sin ser vanguardista, no se queda rezagada en su aspecto estético al resto de lo que se puede ver en el segmento. A todo ello se suma un motor resolutivo, que a priori parece establecer unos consumos contenidos, un equipamiento similar al que ofrecen sus competidores y un precio de venta reducido, que lo sitúan como una de las opciones más económicas del segmento de los pick up con 17.320 euros para profesionales y 18.751 euros. Todo ello reforzado en una garantía de tres años ó 100.000 kilómetros.

Gracias a la colaboración establecida entre TATA Motors y el banco Cetelem, los autónomos y particulares podrán acogerse a una financiación específica. En realidad trata de dividir su coste en 84 cuotas, siendo las 24 primeras de menor cantidad – establecidas en 151,70 euros al mes – y las otras 60 restantes más altas – 391,03 euros al mes -. Una oferta que no requiere dar nada de entrada y no conlleva gastos totales o parciales de financiación transcurrido el primer año.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>