Más seguro y efectivo

Volkswagen Golf 2.0 TDI CR 150 CV Sport 5p 4Motion

En plena estación invernal y con el frío por bandera, cuando la nieve, el hielo y la lluvia hacen acto de presencia, contar con un automóvil con tracción aporta ese plus de seguridad que nos hace viajar más tranquilos. En nuestro caso nos decantamos por la versión de cuatro ruedas motrices del Golf, que aporta una mayor estabilidad y agarre en los apoyos en curva, además de una reducción en el consumo respecto a la anterior generación, gracias al nuevo embrague Haldex, que en su última evolución reduce el consumo en un 15 por ciento, según anuncian desde Volkswagen. A priori y sobre el papel parece que tenemos un coche idóneo para largos viajes por carretera. ¿Cumplirá nuestro protagonista con lo que promete? ¡A qué esperas para descubrirlo!

FOTOS EXTERIORES 

FOTOS INTERIORES

Imagen de previsualización de YouTube

Al volante de… La tracción total 4Motion se encuentra asociada únicamente al acabado Sport y a la variante de dos litros diésel dotada de inyección directa por conducto común, que otorga una potencia de 150 caballos y un par motor de 320 Nm, cuya mejor entrega del par la realiza entre las 1.750 y las 3.000 rpm. Es en ese rango de vueltas donde el motor ofrece su mejor rendimiento. No penséis que estamos ante una mecánica deportiva, sino una que empuja bien desde abajo ofreciendo una respuesta progresiva, además de ser suave y refinada y sin emitir demasiado ruido en ningún momento.

Asociado a la caja de cambios manual de seis velocidades, nos parece el conjunto más equilibrado, a pesar de adolecer de unos desarrollos demasiado largos del cambio, sobretodo en la quinta y sexta relación, que penaliza en las recuperaciones en estas dos últimas marchas. Y todo ello pese a que dicho desarrollos se han acortado respecto a los que incorpora la versión de tracción delantera.

La quinta generación del sistema Haldex ha sido mejorada con la incorporación de un acumulador de presión, que ha contribuido a una reducción del peso total del conjunto en 1,4 kilos. Además, ahora cuenta con una bomba de accionamiento eléctrica en lugar de hidráulica utilizada en la anterior generación, que logra una acción más rápida entre ambos ejes para obtener una mejor tracción. Dicho sistema varía el reparto de par en ambos trenes en función de las necesidades, gracias a la actuación de un embrague, de tal manera que en situaciones de carga parcial, es decir cuando pisamos el acelerador a menos de su máximo recorrido, el sistema Haldex 5 está concebido para actuar como un tracción delantera, aunque sí las circunstancias así lo requieren puede enviar hasta el 100% del par al eje trasero. Tanto el autoblocante electrónico XDS como el bloqueo electrónico del diferencial EDS se encargan de actuar sobre cada eje, de tal manera que si una rueda comienza a girar el sistema se encargará de frenarla y así aprovechar la potencia para la rueda que cuente con un mayor agarre. Ambos elementos se encargan de actuar sobre la rueda que se encuentra en el interior de la curva, aplicando presión sobre el control de estabilidad ESP con la finalidad de evitar que ésta gire. Con esto no sólo se logra evitar la tendencia al subviraje sino que además se consigue un mayor agarre.

La nueva bomba electrónica que ha sido incorporada al sistema Haldex se encarga de enviar la fuerza a las ruedas del lado opuesto cuando detecta que una rueda pierde tracción.

Como ya os indicamos la versión 4Motion Volkswagen Golf 2.0 TDI va asociada obligatoriamente al acabado Sport, que ofrece una suspensión más firme que los acabados Advance y Edition, aunque no resulta ingrata cuando se presentan irregularidades en el firme. No obstante si aún no estamos dispuestos a renunciar nada en confort, podemos optar por equipar una de dureza variable DCC, a cambio de desembolsar 985 euros.

Si la versión de dos ruedas motrices ya ofrece un buen comportamiento dinámico con la tracción total la mejora es tal que se obtiene un mayor control en la trazada en conducción deportiva permitiéndonos un paso por curva un poco más elevado. Esta sensación se hace más patente cuando afrontamos una carretera plagada de curvas en marchas cortas donde ofrece un rendimiento muy eficaz y un pérdida de tracción prácticamente inexistente.

Ideal para circular por carreteras ante la presencia de hielo, nieve, lluvia y barro, su incremento de peso en 80 kilos, respecto a la versión de tracción delantera no contribuye a ser prestacionalmente inferior que su hermano sin la tracción, al menos en lo que a aceleración se refiere con un tiempo de 8,6 en pasar desde parado a 100 km/h, prácticamente similar a la versión de dos ruedas motrices.

Otro cantar es en la aceleración punta donde el Volkswagen Golf 2.0 4Motion tan sólo pierde 5 km/h respecto a la versión de tracción delantera. Un hecho que se constata por los desarrollos más cortos del cambio.

Y… ¿El consumo? Pues a pesar de contar con 10 caballos extra respecto al anterior 4Motion, el consumo se ha visto reducido en un 15 por ciento. De hecho nuestro protagonista se movía en torno a los 4,6 litros cuando practicamos una conducción a ritmo sosegado, mientras que cuando aumentamos la marcha no es de extrañar moverse en torno a los 6,2 litros/100 km.

Desde el habitáculo En su interior prácticamente no se aprecian cambios respecto a un Golf convencional, a excepción de pequeños detalles como el del logotipo 4Motion ubicado delante de la palanca de cambios. Incluso los cambios respecto a la anterior generación no son nada radicales donde ahora encontramos un tablero de instrumentación más girado hacia el conductor y un sistema de información y entretenimiento con pantalla táctil con radio digital DAB, entrada USB y teléfono Bluetooth, que a pesar de ser sencillo de manejar, requiere más atención que el de su primo hermano, el Audi A3 con el que comparte plataforma y tecnología de tracción total, ya que su mando giratorio es mucho más intuitivo. A todo ello se añade un manejo más complejo del volante multifunción, dado que ahora aparece más sobrecargado de mandos que en las anteriores generaciones. De hecho los mandos ubicados junto a nuestra mano izquierda en los que se encuentran los botones del regulador y del limitador de la velocidad no son fáciles de manejar. Los otros, ubicados junto a nuestra mano derecha y que permiten controlar la pantalla que hay junto a la instrumentación, ver la información suministrada por el ordenador de a bordo, así como cambiar emisoras o hacer una llamada, sin mucho más intuitivos.

Al volante la posición de conducción me ha parecido buena, pues contamos con unas regulaciones del asientos bastante amplias como para no comprometer nuestro acomodo. Los asientos de la versión Sport ofrecen un mayor apoyo lateral, aunque no se encuentran ahora tan marcados y tan duros como en los de la anterior generación.

En cuestiones de espacio para los ocupantes y a pesar de haber incrementado sus dimensiones exteriores, respecto a la anterior generación, a excepción de la altura, que se reduce en unos 28 mm – aunque no afecta significativamente en altura para la cabeza -, no ofrece más espacio para las piernas que el modelo anterior, aunque sí una mayor anchura para los hombros. En cualquier caso, viajar en este Golf 4Motion en las plazas traseras dos adultos será de lo más placentero, ya que tres son mayoría, dado el voluminoso túnel de la transmisión, que compromete el espacio para las piernas.

El maletero de la versión 4Motion del Volkswagen Golf pierde capacidad respecto a la versión de dos ruedas motrices – 380 litros – hasta situarse en 343 litros, aunque es fácilmente aprovechable dadas sus formas regulares. Además, cuenta con un borde inferior más bajo para facilitar las tareas de carga.

También cuenta con elementos que mejoran su practicadas como una pieza ligera situada en su fondo y que hace las labores de piso, además de poderla ubicar a dos alturas diferentes. Si la colocamos en la superior no sólo se crea un doble fondo sino que se elimina el escalón que queda cuando abatimos los respaldos de los asientos. Incluso cuando sea necesario acceder a la rueda de repuesto, la pieza que hace de fondo se queda levantada gracias a unos suplementos dispuestos en los laterales del maletero.

Por lo demás no faltan dentro del mismo argollas para sujetar la carga, ganchos para bolsas y hasta una toma de corriente de 12 voltios.

Conclusión Con la llegada de la tracción total a la séptima generación del Volkswagen Golf se convierte en el primer coche sobre la nueva plataforma modular MQB del Grupo VAG, que ofrece esta configuración en este ‘best seller’ entre los compactos europeos con 29 millones de ventas en sus 38 años en el mercado.

Cierto es que con la tracción total el Volkswagen Golf se convierte en un modelo mucho más eficaz en el plano dinámico, ofreciendo un comportamiento de primer nivel incluso en las condiciones más adversas. Y todo ello gracias a que el sistema Haldex cumple lo que promete sin rechistar.

Con todo ello lo que está por ver si esos 2.600 euros de sobrecoste respecto a la versión convencional justifican ese desembolso. Llegados a este punto te diremos que depende, “depende ¿de qué depende?, de seguro cómo se mire, todo depende” como dice aquella canción de Jarabe De Palo. Vamos que aquellos que vivan en zonas húmedas o en aquellas donde la nieve y el hielo es la tónica general el Volkswagen Golf 4Motion es una versión de lo más recomendable. Sin embargo aquellos que residan en zonas más templadas con la versión de dos ruedas motrices van más que servidos. En cualquier caso no cabe ni la menor duda de que una versión como esta, de tracción total, te aporta ese plus en seguridad que hace enfrentarnos con una mayor tranquilidad a la climatología adversas que pueda tener el pavimento, bien antes situaciones de lluvia incesante, nieve copiosa o placas de hielo en la calzada.

La oferta en el mercado español de esta versión se limita a la motorización 2.0 TDI de 150 CV con tecnología Bluemotion, en la que no falta la función Start/Stop, asociado al cambio manual de seis velocidades y a un solo acabado: el Sport. Precisamente este incluye cinco modos de conducción en los que podemos variar distintos parámetros como la dureza de los amortiguadores, el comportamiento del motor y la dirección. De acuerdo que todo se limita a esto, pero es que esta versión todo lo que hace lo hace bien y su calidad de terminación es capaz de tutear a modelos mucho más caros, caso de BMW y su Serie 1 y Audi con su A3 o Volvo con su V40. Vamos, una apuesta segura, de contrastado buen funcionamiento.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>