Siempre nos quedará Ginebra…

Un año más la muestra suiza no defrauda y este año no iba a ser menos, más de un centenar de sonados estrenos se han dado cita en Palexpo – como así se denomina al recinto donde se celebra el Salón Internacional del Automóvil – que este año camina por su octogésima segunda edición.

Los fabricantes son conscientes dónde hay que echar el resto y han acudido puntuales a la tan esperada cita, mostrando realidades que pronto verán la luz e incluso desarrollos conceptuales con visos de convertirse en realidad. Volkswagen Cross Concept y Ssangyong XIV-2 son buenos ejemplos de la realidad que nos espera en un futuro próximo.

He de señalarles que es la primera vez que me estrenaba en el Salón suizo, uno de los más importantes dentro del panorama internacional, tras haber cubierto otros de similar enjundia, caso de Frankfurt o París y vengo con el optimismo por bandera “como niño con zapatos nuevos” impregnado por las multitudes de propuestas que los fabricantes han preparado a conciencia. Y claro, sale a relucir nuestro orgullo patrio de la mano de Seat, que vuelve a rejuvenecer por petición pública el Toledo, dejando de lado propuestas menos acertadas en formato monovolumen y apostando por lo que saben hacer, el sedán de cinco puertas. Y puestos a soñar, por qué no hacerlo con la versión definitiva del GTA Spano,… ¡Señores, que en España también sabemos hacer deportivos!

Este es un salón donde los fabricantes son conscientes que hay que echar el resto con propuestas conceptuales llamadas a convertirse en realidad

Lamborghini con su espectacular y todopoderoso Aventador J cautivó la atención de los compañeros de las distintas cadenas de televisión internacionales y eso que cada vez la marca del toro aplasta más a sus modelos y los carga de centímetros a lo largo. Aunque el espectáculo merecía la pena, al igual que el Ferrari F12 Berlinetta, que como no podía ser de otra manera lucía palmito en color Rossi Corsa.

Ya con los pies en la tierra, Audi mostraba una singular puesta en escena de su A3, más de lo mismo en la forma que no en el fondo. Ford hacía lo propio con su versátil B-Max a base de puertas correderas y un inteligente sistema de reconocimiento por voz que incrementa su actual sistema a más de 10.000 palabras ¿Hablará por si sólo? Incluso desde unos exultantes Chevrolet y Opel, luciendo chapa por su reciente galardón de coche del año europeo con sus respectivos Volt y Ampera, se vanagloriaban del MyLink, un dispositivo que como si de un iCloud de Apple se tratara es capaz de reproducir en el automóvil cuantas funciones portemos en nuestro tablet o teléfono inteligente.

Con tanta propuesta ¿se puede pedir más? Puede ser, pero he de confesarles que acabé extenuado y gratamente extasiado.

Artículos relacionados:

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>