La película trae un montón de joyas sobre ruedas

Fast & Furious 7: vibrante

Ya está en la gran pantalla Fast&Furious 7, la nueva entrega de la famosa saga “A todo gas”, que se ha convertido en un homenaje a Paul Walker, el tristemente fallecido actor el 30 de noviembre de 2013 a causa de un accidente de tráfico, sin poder terminar el rodaje. De hecho antes de que aparecen los créditos finales, se puede ver un vídeo dedicado a la estrella de la franquicia que en esta ocasión dirige James Wam, autor entre otras películas, en este caso de terror, como Insidious o Expediente Warren. La mano de este director malayo se deja notar a lo largo de la película, sobretodo en la espectacularidad de las acciones que envuelve tanto a las persecuciones como en las coreografías de las luchas.

Como no podía ser menos el film, producido por Universal International Pictures, es un derroche de pura adrenalina que te deja pegado al asiento en sus más de dos horas de duración, donde los actores lucen músculo, aparte de mostrarse indestructibles, tanto como los vehículos que portan tales como el Lykan Hypersport, una bestia capaz de alcanzar los 400 km/h gracias a su V6 de 750 CV, con la que Dominique Toretto, el personaje que encarna Vin Diesel, atraviesa dos edificios en una de las escenas más brutales de la película. Otro impresionantes máquinas son el Dodge Charger de 1970; el Toyota Supra 2JZ BiTurbo, el Plymouth Barracuda encargada de conducirlo Letti Ortiz, la pareja de Dominique Toretto y que también portará en la séptima entrega el McLaren MP4-12C; el Aston Martin DB9 conducido por Decorad Shaw, el villano en este séptima entrega interpretada por el rudo Jason Statham y que pondrá en jaque a Toretto y compañía; el Subaru WRX STi Hatchback; el Audi R8 V10; el portentoso Nissan GT-R y el Anvil Mustang.

Imagen de previsualización de YouTube

Tampoco pasan desapercibidas las potentes chicas en escena – incluyendo un homenaje a aquella torrida escena de Ursula Andress en Dr. No (1962) -. Y cúmulos y cúmulos de acción a través de combates, coches y tiroteos a mansalva. Esto es lo que dan de sí 250 millones de dólares de presupuesto donde todo aquello que creas que puede hacerse añicos, así ocurrirá, ya sean coches, edificios, helicópteros. Y es que Fast&Furious 7 renuncia a cualquier indicio de realismo en pro del espectáculo.

El film como decíamos al principio es todo un homenaje a Paul Walker, de hecho el malogrado actor protagoniza alguna de las escenas más espectaculares, a pesar de que tras su muerte la productora se llegó a plantear eliminar su personaje. Aunque gracias al avanza de la tecnología digital se aprovechó todo el material de rodaje reemplazando su personaje en algunas secuencias a través de imagen generada por ordenador, mientras en otras eran sus propios hermanos, Cody y Caleb Walker, los encargados de interpretar al personaje.

También llama la atención otro mito del cine, en este caso de los ochenta, como es Kurt Russell, encargado de dar vida a un misterioso y a la vez poderoso personaje. Aunque el verdadero protagonista es Vin Diesel, quien es el encargado una vez más de interpretar a Dominic Toretto, protagonizando las escenas más cargadas de espectacularidad que se suceden a lo largo de la película, como aquella que se produce en la pelea final con un indestructible Jason Stathman. Y como decía una famosa presentadora de televisión: “hasta aquí puedo leer”. La acción está servida…

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>