El perímetro de las rueda debe ser idéntico al de la llanta de serie

Las llantas: ¿un elemento estético?

En contra de lo que muchos piensan que las llantas tiene un valor principalmente estético, lo cierto es que influyen tanto en el comportamiento dinámico del vehículo como en la seguridad de sus ocupantes, ya que afecta al comportamiento dinámico del vehículo. Un aspecto muy importante, sobretodo si tenemos en cuenta que para la mayoría de los conductores las llantas son un elemento principalmente de diseño, por lo que cuanto más grandes y anchas sean, más marcado carácter deportivo tendrá el vehículo en el que se incorpore. Claro que tanto tamaño incrementa su peso, hasta por cuatro en el cubo de cada rueda. Por lo que una llanta de 5 kilogramos de peso pesa 20 kilos o más cuando se encuentra en marcha. Este exceso de peso constituye en su totalidad un exceso de 80 kilogramos, lo que le resta dinámica y capacidad de aceleración. Por el contrario una llanta ancha en un neumático ancho ofrece una elevada estabilidad en curva.

¿Actualmente estás planeando cambiar de llantas? Te proponemos uno de los sitios online más interesantes como es Llantas y ruedas. El especialista en llantas y número uno de ventas en España que cuenta con un amplio catálogo, entre las 13 y las 22 pulgadas, que van desde las de aluminio, pasando por las de carbono, cóncavas, multiradio y una gran variedad de producto. Además son los únicos distribuidores en España de una de la marcas que está causando furor entre los amantes de las personalizaciones más atrevidas del automóvil, como son las llantas Japan Racing.
Aunque antes de decantarte por una u otra, te proponemos una sería de pautas a seguir a la hora de elegir la llantas con seguridad y cumpliendo la legislación vigente.

Qué debes tener en cuenta a la hora de comprar una llanta para coche online?

Si estás pensando en cambiar de llantas, una acción más habitual de lo que podáis pensar, pues es el accesorio más vendido del automóvil, este reportaje te puede servir de gran ayuda.

En primer lugar, debes asegurarte de que el perímetro de la rueda sea idéntico al de la llanta que monta de serie el vehículo. De no hacerlo así, su homologación para la ITV resultará muy difícil y será necesaria una adaptación del tacómetro. Así que para mantener el perímetro del automóvil, basta con que reduzcas la altura del vehículo. Esta aspecto suele ser el que utilizan la mayoría de los usuarios, es decir se decantan por un neumático de perfil bajo, que permite montar llantas de mayor tamaño. El único inconveniente es que sacrificarán un poco de confort al rodar, ya que se notan más las irregularidades del asfalto. A su favor, un neumático de perfil bajo se deforma menos, gracias a que la banda de rodadura contacta mejor con el asfalto y se consigue un mayor paso por curva, motivo por el cual lo montan la mayoría de los deportivos.

Claro que cuanto más grande y ancha sea una llanta, más pesada será – como te hemos señalado con anterioridad -, lo que repercute en el consumo dada que va montada en neumáticos que por su su bajo perfil, resultan ser más propensos a sufrir reventones. Además su mayor superficie de contacto y rozamiento hacen incrementar el consumo y su tamaño y dimensiones resultan ser muchos más caros.

Aunque, ¿qué pasa si las llantas no se corresponden con el estándar de serie? Pues, que deberán ser inspeccionadas y homologadas por las ITV. En este sentido, conviene que tengas en cuenta que algunos modelos se venden con un certificado de homologación general, por lo que no precisarás de homologación alguna, si este es el caso. Durante la inspección se comprueba que al amortiguar la rueda no choque contra la carrocería y que no roce al rodar.

¿Qué tipos de llantas escoger: acero o aluminio? Aunque en un principio las primeras son las más económicas, robustas y resistentes – por ejemplo a la sal que se esparce en la carretera en la estación invernal -, lo cierto es que su estética menos agraciada que las de aleación y su cerrado diseño provoca que se refrigeren los frenos en menor medida, además de ser propensas al alabeo lateral y vertical y más pesadas. Esos motivos hacen que hayan quedado prácticamente relegadas a vehículos comerciales y utilitarios y el usuario se decante en mayor medida por incorporar a su vehículo las de aleación, más ligeras, y que permiten que el coche lleve una menor masas suspendida, lo que incide en un mejor comportamiento. Además disipan mejor el calor que se desprende de los frenos. Aunque no siempre son las más ligeras porque al ser de aluminio, un material más blando precisan de utilizar una mayor cantidad de este material en su fabricación, lo que redunda en el peso. En su contra también hay que señalar que tienen a una mayor corrosión galvánica sino se limpian con frecuencia y resultan ser muchos más delicadas a los golpes que las de acero, además de ser más caras.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>