Desde inserciones en cristal tallado, pasando por cafeteras o vasos de chupito magnéticos la imaginación en equipamiento no tiene límites

Los 5 “extras” más curiosos en un coche

Por norma general los elementos opcionales que solemos incorporar a la hora de adquirir un vehículo en el momento de equiparlo tienen que ver con el confort, ya sea con elementos como el climatizador; la tecnología con el navegador o la estética con las llantas. Sin embargo, hay elementos verdaderamente extravagantes con los que algunos fabricantes tratan de seducir a sus clientes más sibaritas. Te mostramos en este post cinco “extras” de lo más curiosos jamás ofrecidos en un coche corriente.

1.- Molduras de granito, cristal tallado o piedra natural Muchos de los coches que actualmente se comercializan en el mercado podemos equiparlos con molduras de madera natural, fibra de carbono o aluminio, con el fin de darlos un toque más elegante o distintivo o por el contrario, vestirlos con un equipamiento más racing. En el caso de fabricantes como Mercedes, tal distinción va mucho más allá ofreciendo inserciones de granito – el mismo que podemos encontrar en la encimera de la cocina – de apenas 2 mm de espesor y con un acabado pulido. Otros como Lexus ofrecen inserciones de cristal tallado, entre el equipamiento de su berlina de representación LS y la exclusiva Bentley tampoco se queda atrás ofertando molduras en piedra natural, vamos como si se tratara de obras de arte de marquetería.

2.- Nevera motorizada para botella de Champagne El champagne siempre ha sido sinónimo de buen gusto, lujo y celebración, además de un símbolo de opulencia y estatus. Muchos son los fabricantes que han ofrecido en sus coches formas de consumir esta bebida asociada al lujo y al buen vivir, siempre centrada en los pasajeros de las plazas traseras. En el caso de Land Rover, ofrece en su Range Rover Autobiography, uno de sus todoterrenos más exclusivos una nevera motorizada, con espacio para dos copas. Como suele ocurrir en estos casos el precio del extrqa se acerca más a las cinco cifras.

3.- Vasos de chupito magnéticos Si crees que lo has visto todo no te pierdas este extra sacado hace algún tiempo, vamos hace más de medio siglo, concretamente a finales de los años 50 por Cadillac, cuando lanzó al mercado Eldorado Brougham, entonces uno de los vehículos más equipados y lujoso del momento. Precisamente uno de los extras opcionales eran seis vasos de chupito con base magnético, de tal manera que se podían inmovilizar con la guantera abierta. Aunque hoy en día es un “extra” impensable, en aquella época los coches no disponían de cinturón de seguridad y beber al volante no era un delito penado severamente.

Además de los citados vasos, este Cadillac contaba con un “kit de belleza” con espejo, ideado para que la acompañante pudiera retocarse a bordo. Queda claro que eran otros tiempos.

4.- Máquina para hacer café Entre tanto exclusivo elemento opcional se encuentra uno más terrenal como toda una cafetera portátil de Lavazza entre el equipamiento ofertado por el Fiat 500L. No olvidemos que esta marca viene de un país como Italia, donde el café espresso es más que una religión creando una cultura respecto a este líquido denso, intenso y cargado de sabor.

Aunque en principio pueda parecer un termo, dicha cafetera se encuentra conectada a la toma de corriente de 12 voltios del coche y en apenas unos instantes puede hacer espressso de calidad a partir de cápsulas. Este elemento no se ofrece en todos los mercados. En el Reino Unido cuesta 200 libras.

5.- Reloj Tourbillón para el Bentley Bentayga Terminamos pasando del airbag más terrenal a uno de los más exclusivos y caros como es el caso de un Brentley Mulliner Tourbillon, un reloj automático de primer nivel construido a manos con tolerancia micrométrica, cuya carcasa está construida a partir de un bloque mecanizado de oro macizo, qurbien puede ser de oro blanco o rosado. Sobre dicho bloque se encaja una esfera engarzada con diamantes, ocho para ser concretos. Tanto los números como las agujas tienen un tamaño superior para garantizar su buena visibilidad.

Es necesario “dar cuerda” a este reloj y se hace a través de un mecanismo automático cada hora, girándolo dos veces en sentido antihorario. Aunque también cuenta con un pequeño botón para hacerlo girar a voluntad. Aquí os detallamos más su funcionamiento con un vídeo realizado por nuestro compañero de profesión Chris Harris.

¿Y su precio? Tanto como la exclusividad del vehículo: 200.000 euros.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>