Las marcas de automóviles son conscientes de llegar a un público potencial de nada menos 115 millones de espectadores

Los fabricantes de automóviles sacan pecho en la Super Bowl

A pesar de contar con un impacto limitado en el resto el planeta, ningún evento es igualable a la Super Bowl en los Estados Unidos. El gran partido que corona el espectáculo rey del deporte en el país del Tio Sam y que dobla en audiencia otros eventos de gran impacto mundial como la gama de los Oscar o la entrega de los premios Grammy. Sólo el pasado año, la final de la liga de fútbol profesional en los Estados Unidos concentró frente al televisor a nada menos que 111,3 millones de telespectadores, una cifra récord que superó ligeramente la de 2011.

Imagen de previsualización de YouTube

Una cifras cuanto menos mareantes y que es año espera superar los 115 millones de espectadores, que se sentarán frente al televisor para presenciar el enfrentamiento entre los Baltimore Ravens y los San Francisco 49ers en el Superdome de Nueva Orleans.

Las marcas de automóviles, conscientes de la importancia de este gran evento y con las arcas llenas en un espectacular año 2012 en ventas, se disponen ahora a echar el resto en la clásica final del fútbol americano. Un duelo entre quarterbacks, pistoleros capaces de matar a un mosca a muchas yardas de distancia y en definitiva, un duelo entre hermanos, ya que los técnicos de los dos equipos presentes en la misma son hermanos.

Audi, Chrysler, Ford, General Motors, Hyundai, Kia, Mercedes-Benz, Toyota y Volkswagen, junto a nuestros compañeros del portal Cars.com estarán presentes, de una manera u otra, a golpe de talonario en el deporte por excelencia de los Estados Unidos.

Todas ellas son conscientes de que se les presenta una oportunidad única de llegar a cerca de una tercera parte de los hogares del país. Más aún de aprovechar al máximo su recuperación en ventas, toda vez superada la crisis, que alcanzó su punto más álgido en 2008 y 2009

Aunque estar presente en la Super Bowl no es nada barato, sino más bien al alcance de poderosas empresas. Prueba de ello es que el pasado año, un anuncio de unos 30 segundos emitido durante el partido costó la friolera de 3,5 millones de dólares de media. Para colmo, esta cifra se ha incrementando y se estima que este año alcance los 4 millones de dólares.

¿Os imagináis quién será este año la marca que haga el mayor despliegue publicitario durante la XLVII Super Bowl? No, no será una americana, sino más bien una surcoreana, como Hyundai, que en los últimos años se ha convertido en el fabricante de mayor crecimiento en los EEUU junto a su hermana Kia.

Imagen de previsualización de YouTube

Nada menos que cinco anuncio, son los contratados por Hyundai, antes y durante el partido, incluyendo uno de 60 segundos justo antes del inicio del encuentra, donde exhibirá sus modelos más actuales como el Santa Fe, Genesis R-Spec y Sonata Turbo.

Imagen de previsualización de YouTube

Por su parte Kia se ha inclinado por la modelo y exmiss América, Alyssa Campanella para su anuncio de 30 segundos, que lleva por título “Hotbots” y que será mosteado durante el tercer periodo del partido.

Imagen de previsualización de YouTube

Aunque la marca asiática no será la única en escoger estrellas féminas para protagonizar sus anuncios. Toyota, por su parte, ha elegido a la actriz Kaley Cuoco, protagonista de la comedia de éxito “The Bing Bang Theory” para su anuncio de 60 segundos titulado “Wish Granted” donde muestra la última versión de su todoterreno urbano RAV4.

Imagen de previsualización de YouTube

Mercedes-Benz ha optado por la modelo Kate Upon, una de las favoritas de la revista “Sports Illustrated”, para mostrar el nuevo CLA, cuyo debut oficial será en el Salón del Automóvil de Ginebra el próximo mes de marzo.

El fabricante alemán tiene otro papel importante y es que el estadio donde se disputa la final, el famoso Superdrome de Nueva Orleans, porta el nombre oficial de “Mercedes-Benz Superdrome”.

Otro fabricante germano, como es Volkswagen, que se ha caracterizado por mostrar anuncios memorables como el del pasado año con el mini Darth Vader creado para su modelo Passat, mostrará en su anuncio de 60 segundos al nuevo Beetle 2013, durante el segundo período.

Imagen de previsualización de YouTube

Un anuncio que no ha estado exento de polémica, ya que muestra a una persona caucásica con un marcado acento jamaicano.

Imagen de previsualización de YouTube

Por su parte, Audi ha permitido que sea el público quien elija por votación a través de YouTube quien elija el final del anuncio. Un hecho que se da por vez primera en la historia de la publicidad de la Super Bowl.

Imagen de previsualización de YouTube

Quien también ha utilizado una red social ha sido Lincoln, la marca de lujo de Ford, que se ha servido de Twitter para crear uno de los dos anuncios que retransmitirá durante el partido.

No obstante y aunque la mayoría de los fabricantes se inclinen por mostrar con antelación sus anuncios, para así incrementar su impactos, las hay que dan la callada por respuesta y optan por el camino opuesto como el Grupo Chrysler y General Motors.

Chrysler no ha revelado detalle alguno de su campaña publicitaria para la Super Bowl, como en los últimos años que utilizó al rapero Eminem en 2011 y al actor-director Clint Eastwood en 2012 para promocionar sus productos.

En el caso de General Motors es más particular, ya que no ha contratado espacio publicitario para este evento, aunque regalará un vehículo de su marca Chevrolet para el jugador más valioso de la final ¿será para el Kaepernick, el pasador de los 49ers o bien para Flacco, de los Ravens? Una pregunta que incita a ver el partido, más aún si como General Motors indica que este vehículo “sorprenderá” a la audiencia.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Los comentarios están cerrados.