Son el elemento ideal cuando las temperaturas no pasan de 7ºC

Neumáticos de invierno ¿Cuándo y cómo se utilizan?

Si piensas que la última ola de frío ya ha pasado, no peques de incauto, pues la estación invernal aún no ha llegado a su fin. De hecho este fin de semana vuelve un temporal de aúpa donde el viento, la intensa lluvia y la nieve hacen acto de presencia. Unas condiciones climatológicas en la que los neumáticos de invierno pueden ser una excelente opción cuando hacen acto de presencia las bajas temperaturas, llegando a ser más eficaces que los neumáticos convencionales con temperaturas inferiores a los 7ºC. Una circunstancia que hemos podido comprobar en las instalaciones del INTA.

Neumáticos de invierno, cuántas veces habéis oído “bah, para qué montarlos”. Una frase lapidaria hacia esos grandes desconocidos en España que en los países del norte son de obligada necesidad en los meses más fríos del año, pero que en nuestro querido país de la ‘piel de toro’ nos puede ser de gran utilidad no sólo cuando nieva, sino también cuando bajan las temperaturas.

Motorfan aceptó de buen agrado la interesante invitación por parte del Consorcio de Fabricantes de Neumáticos para comprobar las ventajas y propiedades que tiene los neumáticos de invierno frente al uso de las cadenas. Una experiencia de lo más reveladora que pasamos a contaros.

Antes de nada nos sometimos a la colocación de las cadenas, donde pudimos comprobar que no son nada sencillas de poner para aquellos que no estén familiarizados con el uso de las mismas. Además si no se ponen correctamente pueden plantearnos problemas de quedarse enganchadas y resultar inservibles – con lo que ello supone quedarse tirado en un puerto de montaña -, además de causar daños al vehículo.

Nuestra primera toma de contacto iba ser una entrada en curva encharcada de agua a una velocidad de 30 km/h, donde los neumáticos de invierno resultaban ganadores mostrando su eficacia en agarre sobre suelo mojado.

Otra de las pruebas se trataba de llevar a cabo una frenada de emergencia en línea recta en pista deslizante a una velocidad entre 50 y 60 km/h. El resultado no pudo ser más revelador, los neumáticos de invierno lograban que el vehículo se detuviese en mitad del recorrido.

Acto seguido nos pusieron un circuito entre conos con asfalto normal donde los invernales se comportaron ligeramente mejor, aunque la diferencia no era tan grande como para justificar su utilización.

Por último en la aceleración a fondo desde parado en pista helada, pudimos comprobar como con los neumáticos de invierno alcanzábamos una mayor velocidad gracias a su mayor capacidad de tracción.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>