La comprobación de los neumáticos como del nivel del aceite se debe realizar con el coche en frío para que los valores sean reales

Pon tu coche a punto en invierno

Con la llegada del frío invernal la mecánica sufre las consecuencias de las bajas temperaturas, por ello debemos prestarle especial atención a toda una serie de elementos de nuestro vehículo como los neumáticos, la suspensión, los frenos y el alumbrado para tener nuestro vehículod siempre a punto, siguiendo los consejos que desde Motorfan te proponemos.

Primeramente, comprueba tus neumáticos El estado de los neumáticos es vital, ya que es el único elemento que está en contacto con lel suelo y de su buen estado depende no sólo nuestra seguridad, sino también la de los ocupantes. Así que deberemos comprobar la presión de las ruedas, incluida la re repuesto, aunque no debemos de olvidar que esta comprobación deberemos hacerla con los neumáticos en frío para que los datos obtenidos sean los correctos. Una pegatina ubicada bien en la parte inferior del marco de la puerta indica cuál es la presión óptma que debemos poner, en función del número de ocupantes y de la carga.

Tampoco debemos obviar el surco en el dibujo del neumático, que debe tener una profundidad mínima de 1,6 milímetros. igualmente debemos revisar que la rueda no tenga grietas, cortes o malformaciones, causas todas ellas que nos pueden causar un reventón a la hora de circular por carretera.

También es importante recordar que cada 40.000 kilómetros ó cinco años de utilización, debemos cambiar los neumáticos por unos nuevos.

Igualmente hay que tener en cuenta que es obligatorio llevar una rueda de repuesto o en su defecto un kit reparapinchazos.

Mira el estado de los frenos Otro elemento vital en nuestro vehículo es el apartado de los frenos, donde debemos procurar tenerlo en el mejor estado posible para no sufrir ningún peligroso percance en la carretera. Cuando empecemos a oír un chirrido, como consecuencia de las placas en mal estado, o una vibración poco habitual – discos deformados – debemos proceder a cambiarlos lo antes posible.

También hay que acordarse de revisar el líquido de frenos, situado bajo el capó del vehículo. Para aquellos que no estéis muy al tanto de mecánica se trata de un bote pequeño situado cerca del servofreno y que contiene un líquido similar al del aceite. Si el color de éste es demasiado oscuro o se encuentra por debajo del nivel óptimo, debemos de sustituirlo lo antes posible.

Respecto a la suspensión no es sencillo detectar algún problema, aunque una pérdida de aceite próxima a su ubicación, nos pone en alerta de que algo no va bien.

No olvides comprobar… Otros niveles que conviene revisar son los del agua, refrigerante del motor, líquidos del limpiaparabrisas, del aceite, y de la dirección asistida. ¡Ah, ojo con el del aceite!, ya que debemos revisarlo siempre en frío y en una superficie llana con el fin de no tener un nivel superior al real.

Tampoco debemos descuidar la carga de la batería, así como el estado de los bornes.

Por último también debemos verificar el alumbrado, poniendo especial atención tanto en su reglaje como en su correcto funcionamiento.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Los comentarios están cerrados.