Es importante revisar su estado una vez al mes y antes de salir de viaje

¿Cómo hacer que tus neumáticos duren más?

Los neumáticos son un punto vital en la seguridad del automóvil, ya que suponen el único punto de contacto entre el suelo y el vehículo. Por ello, es importante vigilar su estado, de manera regular, y sustituirlos cuando sea necesario, bien porque el dibujo esté por debajo del límite permitido (1,6 milímetros) o bien porque el neumático sufra un desgaste irregular, deformaciones u otro tipo de daños.

Cómo comprobar de manera sencilla la profundidad del dibujo Aunque existen medidores para verificar la profundidad exacta del dibujo, la mayoría de los neumáticos incorporan indicadores de desgaste, que son unos pequeños resaltes de los canales principales de la banda de rodadura, que se pueden encontrar fácilmente ya que que corresponden con las letras TWI que se hayan en los hombros del neumático . En el momento en que estos indicadores lleguen a tener contacto con el asfalto, quiere decir que tenemos que cambiarlos. Desde ese instante, no se puede, legalmente, seguir circulando con esos neumáticos y tampoco se debe, en términos de seguridad.

Otro método sencillo y muy eficaz es colocar una moneda de un euro en el dibujo del neumático, si llega a verse parte del borde dorado en el punto donde hemos insertado la moneda tendremos que sustituir los neumáticos. Es importante no posicionar la moneda encima de los indicadores mencionados.

Consejos para alargar la vida de los mismosLa duración de los neumáticos depende de muchos factores, uno de ellos es su propia composición. Tanto es así, que existen neumáticos de altas prestaciones de los que no se puede esperar un elevado kilometraje más, pero también existen neumáticos con una mayor duración de los que no se debe esperar un comportamiento deportivo. Sin embargo, como conductores, puedes alargar la vida de los mismos si sigues estos siete consejos que te proponemos:

  • Mantener la presión correcta. Además de garantizar la seguridad, también influiremos en el desgaste del neumático. Una presión excesiva provocará un desgaste acusado por la parte central de la banda de rodadura. Por otro lado, una presión inferior a la marcada por el fabricante provocará un desgaste acusado en los hombros por el aumento de la fricción y la temperatura de trabajo en la zona.
  • Modificar las presiones en función de la carga.Es muy habitual que salgamos de viaje y no verifiquemos las presiones de los neumáticos. Los fabricantes recomiendan una presión con poca o nula carga en el vehículo y otra con carga, ya que si viajamos con el coche cargado sin elevar las presiones el resultado sería similar que si llevamos los neumáticos con falta de presión.
  • Evitar las aceleraciones bruscas. Esta conducta produce un mayor desgaste en la banda de rodadura al aumentar las fuerzas y torsiones en el neumático, algo que a su vez también provoca un aumento de su temperatura y posterior degradación de la goma.
  • Evitar las frenadas bruscas. Al igual que sucede con las aceleraciones, las frenadas bruscas hacen trabajar más al neumático y aceleran su desgaste.
  • Evitar los fuertes apoyos en curva. Si dibujamos una trayectoria menos forzada al trazar las curvas reduciremos el desgaste de los neumáticos, sobre todo en el exterior de la banda de rodadura y hombros exteriores.
  • Conducir a alta velocidad. Esta conducta no sólo es ilegal si excedemos los límites de velocidad marcados, también provoca un mayor calentamiento del neumático y suele ir asociada a realizar apoyos más fuertes en las curvas y también a fuertes aceleraciones y frenadas. El resultado final será un desgaste de los neumáticos antes de lo deseado.
  • Evitar golpes y roces en los neumáticos. Evitar los baches profundos o pasarlos a baja velocidad puede evitar deformaciones o roturas en los neumáticos. También es importante prestar atención al aparcar para evitar golpearlos o rozarlos con el bordillo, una maniobra que produce más averías de lo que solemos pensar.
  • Siguiendo esta serie de consejos no solo contribuiremos a ahorrar combustible y alargar la vida de los mismos, sino a lo que aún es más importante como es a proteger a sus ocupantes y su entorno. Además de sustituirlo en el momento adecuado, controlando las diferentes deformaciones que pueden llegar a aparecer.
  • Por último, y no menos importante, debemos revisar la presión de los mismos una vez al mes y antes de salir de viaje.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>