18.000 veces arrancamos y paramos el motor al año por motivo de los atascos

¿Sabías que los atascos pueden provocar averías?

Aunque te cueste creerlo, incluso te pueda parecer mentira, los atascos son una pequeña tortura para el vehículo, que pueden afectar a algunos elementos vitales del mismo llegando a tener una seria avería si no sabemos cómo debemos actuar en el manejo del coche.

Las largas colas interminables en la carretera, en pleno atascos, no sólo nos pueden llevar a perder los nervios o la atención al volante, sino que pueden tener efectos nocivos en la mecánica de los coches.

Quedar atrapado en una mega caravana de kilómetros de longitud es la pesadilla de todo conductor y ocurre más veces de lo que te imaginas, de hecho según un estudio de la compañía de lubricantes Castrol, los españoles pasamos 72 días de nuestras vidas – unos 40 minutos a la semana de media – conduciendo con tráfico lento. Pero eso no es todo, las paradas y arranques del motor que se hacen al año por este motivo son de unas 18.000 veces. Un hecho que no le sienta del todo bien a la mecánica. Por ello, te enumeramos cuáles son los elementos que más sufren con los atascos y que en ocasiones pueden desembocar en graves averías. Daños que podemos evitar siguiendo estos prácticos consejos.

¡Cuidado con el embrague! En una hora circulando en un atasco se realizan más cambios que en 1.000 kilómetros de autopista, un hecho que somete a esta pieza e desgaste del automóvil a un constante y gran esfuerzo. Para que sufra lo menos posible, lo ideal es que arranques acelerando con suavidad, sin que el motor supere las 1.200 rpm y pises a fondo el embrague para cambiar de marcha. También debes evitar estar parado con la primera velocidad engranada.

Vigila los frenos No esperes hasta el último momento para frenar, este comportamiento incrementas hasta en un 40 por cierto el desgaste de las pastillas y los discos de frenos. En esta circunstancia, lo mejor es ajustar la velocidad respecto al coche que te precede levantando el pie del acelerado con el objetivo de evitar las frenadas bruscas.

Se prudente con la caja de cambio Circular de manera habitual en un atasco somete a la caja de cambio manual a un gran esfuerzo, sobretodo a la primera velocidad. Tanto es así que, con el tiempo, puede aparecer holguras en los engranajes, cuya consecuencia es que las marchas rasquen, o bien un fallo en las varillas dificultando la inserción de las distintas marchas o un desgaste en los sincronizadores haciendo que el coche escupa la marcha insertada. Por ello es muy importante no dejar el pie apoyado sobre el embrague cuando no sea necesario, ni tampoco la mano apoyada sobre la palanca de cambios, ya que esa ligera presión está restando tiempo a la vida útil de la caja de cambios.

Presta atención al sistema de refrigeración En los atascos se multiplican las posibilidades de que el coche sufra un calentón, sobretodo si este se produce en verano. ¿A qué es debido? Sencillamente a que cuando el coche rueda, el propio aire que entra por la parrilla frontal ayuda a refrigerar el motor. Sin embargo, al encontrarse el coche parado a causa de la congestión del tráfico, el sistema de refrigeración, que es el encargado de mantener la temperatura del motor y en caso de que bien el radiador, el termostato, el ventilador o el anticongelante no se encuentran en buen estado, el motor podría sobrecalentarse.

El filtro del aire también se ve afectado Este elemento se encarga de filtrar el aire del exterior que se va a introducir en el motor. Las partículas de polvo y hollín generadas por los escapes de otros vehículos que se encuentran en el atasco tienden a ensuciar el filtro más de la cuenta. Cuando las mencionada partículas se adhieran a la superficie del filtro minimizan la entrada del aire necesario para generar la combustión, una acción que puede repercutir en una falta de aire limpio al motor. Por ello es importante vigilarlo regularmente y cambiarlo, cuando sea necesario.

Artículos relacionados:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>