Era un coche tan sencillo como desafiante fuera del asfalto

El cuatro latas cumple los sesenta

¿Te acuerdas del cuatro latas? Entre los automóviles que ya no se producen el mítico Renault Cuatro es el tercero más vendido de la historia, tras el Volkswagen ‘Escarabajo’ y el Ford T y el primer coche francés más comercializado del mundo con ocho millones de unidades vendidas, 800.000 de las cuales en España. Con el paso de los años, este modelo se ha convertido en todo un icono de la historia del automovilismo. Desde el poeta Vicente Alexandre al Papa Francisco, muchos han sido los famosos que lo han tenido o se han subido a bordo del mismo. Hoy trataremos de descubrir las curiosidades de este auténtico laboratorio rodante de soluciones innovadoras ofrecidas al más común de los mortales a un precio asequible y que contaba con una extraordinaria versatilidad de uso.

¿Dónde reside su belleza?Sus eslóganes publicitarios lo definen a la perfección: ni engrase, ni agua, solo un poco de gasolina; el coche todo ventajas o un Renault 4, su belleza es su mecánica.

No era un seductor que hacía girar la cabeza a su paso, ni tampoco un coche rápido, sin embargo, tenía todo lo que un automóvil debe tener. Además, pocos coches como el cuatrolatas han prestado mejor servicio a sus dueños.

Presentado en el Salón de Frankfurt de 1961 fue el primero de los turismos de Renault en incorporar la tracción delantera. Esto le aportabas un excelente aprovechamiento de espacio, gracias también, entre otras cosas, a sus compactas dimensiones.

Su historia no estuvo exenta de plagio. De hecho cuando Renault presentó este modelo a la prensa francesa en agosto de 1961, Citroën ya comenzaría a sospechar. El nuevo modelo de la marca del rombo ubicaba su motor delantero por detrás del eje con la caja de cambios por delante de éste y la suspensión independiente a las cuatro ruedas con barras de torsión como elementos elástico. Un esquema técnico muy similar al del Citroën Traction Avant de 1934 y que había dejado de fabricarse apenas cuatro años del lanzamiento de este.

También los asientos abatibles o las soluciones del portón trasero estaban ya presentes en el modelo de las marca de los dos chevrones. La paciencia colmó el vaso cuando en 1965 Renault presentaría el R-16, un modelo muy parecido al que estaba desarrollando Citroën bajo el código “Proyecto F”. Aunque llevaron a toda una empresa como Renault a los tribunales, acusándola de plagio y espionaje industrial, lo cierto es que Citroën ganó unas indemnización millonaria, en un tema tan delicado como este, que no se airearía, ya que Renault pertenecería al esto francés.

El Renault 4L era un coche tan sencillo que hacía de él una fiabilidad a prueba de desafíos.

Eficaz fuera del asfalto Ligero con ruedas estrechas de bastante diámetro, suspensiones de largos recorridos y con un eje delantero con bastante peso con el objetivo de mantener las ruedas con presión sobre la calzada. Gracias a esta configuración mecánica, el Renault 4L se desenvolvía de manera sorprendente por pistas no asfaltadas, de manera que podía circular por cualquier sitio sin necesidad e tracción, a poco que el conductor tuviera cierta pericia al volante.

Una variante comercial Además de la versión turismo, Renault ofrecía un 4L con carrocería de techo elevado y sin asientos en las plazas traseras para el transporte ligero. Incluso diseñó una práctica portezuela trasera en el techo, que permitía portar objetos largos y que sobresaliesen, lo que aportaría una enorme versatilidad a las versiones furgo del cuatrolatas, conocida como 4F. Tanto fue así que su capacidad para rodar por caminos y llevar escaleras de andamio, tuberías e incluso andamios, por nombrar algunos de los objetos de profesionales de la construcción, las convertiría en el socio perfecto para los autónomos de la época.

Para los que peinamos canas, recordamos aquellas original campaña publicitaria de los ochenta con los populares dibujos animados del Coyote y el Correcaminos con su clásico “mec mec”, acompañados por el mítico cuatrolatas.

Pocos coches se les puede sacar tanto partido como el clásico Renault 4L, un coche muy espacioso para sus dimensiones y con pocos detalles, aunque algunos llamaban especialmente la atención como el volante de baquelita roja de las primeras versiones, que contrastaba con du espartano diseño.

Una curiosa historia con el Papa de protagonista Entre las personalidades que cuentan con uno se encuentra el actual papa, concretamente de color blanco y con más de 300.000 kilómetros a sus espaldas. Se trataba de un modelo de 1984, que fuera reglado por Renzo Zocca, un cura de Verona. A sus 70 años el citado sacerdote le contaba al máximo pontífice que durante 25 años había sido párroco del barrio obrero de Saval y que a lo largo de todo este tiempo había tenido un fiel aliado para circular por las periferias del mndo, sobretodo en los ochenta, cuando las drogas y sus fatales consecuencias se adueñaron del Villagio Dell’Oca Bianca, coindante con su parroquia.

Ese amigo leal que nunca le había dejado tirado resultaba ser el mítico cuatrolata y don Renzo le decía en su carta a Jorge Mario Bergoglio que se sentiría honrado si él, un Papa humilde, aceptara ese regalo de un viejo cura de un barrio obrero.

El citado curto echó la carta al buzón con la dirección del vaticano, sin decir nada a nadie y se olvidó del asuento. Hasta que un 10 de agosto de 2013 sonó su teléfono y al otro lado de la línea quien le llamaba era el Papa. Lo primero que se le ocurrió decir “Bendito sea Jesucristo”. No podía ser una broma, ya que a nadie la había comentado lo de la carta y no es la primera vez que bergoglio llama sin intermediarios a alguien.

Superada la primera impresión, estuvieron hablando un buen rato. “Me dio las gracias”, comenta el curo de Verona. “me dijo que mejor se lo regalara a los pobres. Le contesté que ese coche había dado todo a los pobre y le confirmé mi propósito de entregárselo. Me preguntó entonces si tenía otro coche y cuando le dije que sí, aceptó”.

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>