Presenta un configuración interior 4+1

BMW Serie 6 Gran Coupé

El fabricante bávaro ya tiene el modelo con el que enfrentarse a los nuevos A7 de Audi y CLS de Mercedes-Benz, su nombre es Serie 6 Gran Coupé, un vehículo que BMW define como un 4+1.

En su figura llama la atención lo baja que es su carrocería, con sólo 1,39 metros en proporción a su longitud. Precisamente ésta última alcanza 5,01 metros, situándose muy cercana a la del Serie 7 – seis centímetros más largo que este modelo -. Mientras la batalla con 2,96 metros, se sitúa a medio camino entre el Serie 6 Coupé (2,85 metros) y el Serie 7 (3,07 metros), lo que no sería de extrañar que tuviera una gran estabilidad lineal y buen confort en ruta.

El Serie 6 Gran coupé no puede presumir de ser un coche ligero, ya que la versión más liviana alcanza un peso de 1.750 kilos en vacío.

En todas las versiones estará disponible la suspensión de dureza variable y la dirección en las ruedas traseras

De puertas para dentro presenta un cuidado y elegante habitáculo, donde los materiales de alta calidad brillan por doquier. Además presenta una ergonomía idéntica a la de sus hermanos de gama, los Serie 6 en sus versiones Coupé y Convertible, ya que los mandos de las distintas funciones se encuentran en una posición similar.

Más cuatro que cinco plazas En su configuración interior, definida como 4+1, BMW no ha optado por incorporar dos asientos independientes, sino que ha dispuesto de una banqueta de 2+1 plazas, con una central que se antoja de poca utilidad, si acaso para los más pequeños.

Precisamente, dichas plazas cuentan con un toque deportivo, gracias a su marcado apoyo, donde los pasajeros irán perfectamente acondicionados, gracias a los controles individuales con el que cuenta el sistema de climatización de cuatro zonas que puede incorporar el Serie 6 Gran Coupé. Otro cantar sería si la caída del techo limita el espacio de los ocupantes de las plazas traseras.

Imagen de previsualización de YouTube

El Serie 6 Gran Coupé no ha descuidado la practicidad, donde ha tenido el detalle de ofrecer un respaldo trasero asimétrico – en proporción 40/60 – con el que incrementar la capacidad del maletero de los 460 a los 1.265 litros.

El equipamiento lejos de desentonar, se encuentra a la altura de su clase, asientos delanteros regulables eléctricamente, tapicería de cuero Dakota, climatizador bizona, volante multifunción, retrovisores eléctricos y calefactables, sistema de audio de alta fidelidad Professional, grupos ópticos de xenón dotados de anillos luminosos con tecnología LED, control de crucero con función de freno y llantas de 18 pulgadas, entre otros elementos.

Los elementos opcionales permiten una configuración casi individual de cara al comprador: función de cierre suave de puertas Soft Close, techo solar y presionas para ventanillas laterales automáticas, climatizador regulable en cuatro zonas, sistema de audio Bang & Olufsen, sistema Head Up Display –proyector de información en el parabrisas -, navegador Professional con pantalla táctil de 10,2 pulgadas y modulo de televisión, además de los paquetes deportivos M y BMW Individual.

La versión más excitante y prestacional será el 650i, que monta el propulsor V8 sobrealimentado de 450 caballos y que además ofrecerá la posibilidad de incorporar la tracción total xDrive

Dos gasolina turbo de seis y ocho cilindros y un turbodiesel de seis cilindros, configuran una potente oferta mecánica, que se dispara por encima de los 300 caballos

La gama de motorizaciones se limita, de momento, a tres motorizaciones: dos alimentados por gasolina, que corresponden a las versiones 640i y 650i y uno por gasóleo, correspondiente a la versión 640d. Todos ellos incorporan la tecnología BMW Twin Power Turbo con sistema de arranque y aparada automático y modo ECO PRO, desconexiones de grupos secundarios – caso del climatizador o la dirección mecánica, por ejemplo – cuando no son necesarios y sistema de recuperación de energía tanto en la frenada como en las deceleraciones y caja de cambios automática de ocho relaciones. El resultado: unas bajas emisiones, como lo demuestra el hecho de cumplir con la exigente normativa Euro 5.

Prestacionales motores Como ya hemos señalado, la gama de motorizaciones se inicia con el seis cilindros en línea de 3.0 litros sobrealimentado de 320 caballos. Un propulsor que logra establecer un par de 450 Nm entre 1.300 y 4.500 rpm, que contribuye a lograr una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y una velocidad punta de 250 km/h. Mientras el consumo medio quedan establecido en 7,7 litros/100 km.

El otro motor de gasolina, un 8 cilindros en V con 450 caballos y 650 Nm disponible entre 2.000 y 4.500 rpm, corresponde a la versión 650i, que logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos – 4,6 segundos la versión de tracción total, xDrive – y un consumo medio de 8,6 litros/100 km.

Por último se encuentra la versión 640d, que recurre a un seis cilindros diesel de 313 caballos y 630 Nm de par máximo entre 1.500 y las 2.500 rpm. Con este propulsor la velocidad punta se queda limitada en 250 km/h, mientras la aceleración y el consumo se sitúan en 5,4 litros y 4,5 litros (4,7 litros xDrive), respectivamente.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>