Cuenta con un precio de 41.700 euros

Mini John Cooper Works GP 2012

Ya está aquí el Mini de producción más deportivo, radical y agresivo pensado para ser utilizado en los circuitos, pero con homologación de calle.

Al igual que su predecesor, el Mini John Cooper Works GP se fabricará en una tirada limitada a 2.000 unidades, de las cuales aún queda por averiguar cuántas llegan para España. No obstante, ya se sabe su precio para el mercado español, que asciende a 41.700 euros.

Dotado de un propulsor 1.6 Twin-scroll Turbo de inyección directa de gasolina y la tecnología de alzado variable de las válvulas Valvetronic de BMW alcanza una potencia de 218 CV a 6.000 rpm. Suficientes para que con un peso de sólo 1.160 kilos pueda acelerar de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos y alcance una punta de 242 km/h. Mientras que tarda sólo 5,9 segundos en recuperar de80 a 120 km/h en quinta.

Unas prestaciones a las que también ayuda su par máximo de 260 Nm a 1.750 rpm, que durante un breve período de tiempo puede incrementarse hasta los 280 Nm a 2.000 rpm.

Tanta potencia y par es transmitida a las ruedas traseras a través de un cambio manual de seis velocidades, que muestra un consumo medio homologado similar a un automático con 7,1 litros/100 km y unas emisiones de 165 gr/km de CO2.

El Mini John Cooper Works GP demostró que puede rodar en Nürburgring al ritmo de superdeportivos de mayor tamaño y potencia tras establecer un tiempo de 7 minutos y 23 segundos.

Este particular Mini ha recibido unos particulares ajustes con el fin de evitar que su control de estabilidad (DSC) se vea penalizado por la intromisión del control de tracción (DTC), sustituyéndolo por un modo más deportivo denominado GP. Además y para asegurar un paso por curva rápido su bloqueo electrónico del diferencial (EDLC) frena la rueda interior transmitiendo la pérdida de par de esa rueda a la rueda exterior.

En resumen, se trata de un diferencial electrónico, que hace las veces, aunque con determinadas diferencias, de un autoblocante de acoplamiento viscoso.

El Mini John Cooper Works monta una suspensión regulable, que permite ajustar la altura al suelo en unos 20 mm. Suspensión que se encuentra anclada al chasis y apoyada en unos neumáticos semi-slick de 215/40 R17, aunque de manera opcional puede montar un 205/40 R17, que la marca considera más idóneo en todo tipo de condiciones, incluyendo asfalto húmedo.

Las mencionadas ruedas se encuentran montadas en unas llantas de 17 pulgadas inspiradas en los deportivos de carreras de la Mini Challenge.

En su interior se prescinde de las plazas traseras y en su lugar se encuentra una barra encargada de reforzar la rigidez del chasis y de paso, ganar espacio para un maletero, que se encuentra separado del habitáculo mediante una bandeja vertical desmontable.

Entre su equipamiento incluye alarma, climatizador, control de estabilidad con botón Sport y modo GP, cristales con protección solar, kit manos libres con Bluetooth y toma USB.

Su diseño exterior se encuentra marcado por las mejoras exteriores introducidas y que han contribuido a reducir su resistencia al aire en un 6 por ciento. Entre los elementos que cumplen esta función se encuentran sus faldones frontal, trasero y laterales, así como el difusor y el pequeño spoiler situado en la zaga y el aislamiento del vano motor, que permite optimizar el flujo de aire.

La generosa entrada de aire en el capó de color rojo, junto a las laterales ubicadas en los faldones y los numerosos distintivos John Cooper Works completan una Imagen de batalla en los circuitos.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>