Ford ya avisa y prepara sus primeros modelos para 2021

El coche autónomo, de ficción a realidad

Tarde o temprano el coche autónomo, aquel que no necesita ser guiado por un conductor, pasará de ser una alternativa de futuro para convertirse en una realidad. Aunque una realidad en la que debemos estar preparados para la llegada, a pesar de que aún falte una década para algunos expertos. ¿Llegará para 2025 ó 2030?

Toda una incógnita que hemos tratado de desvelar con nuestros compañeros de RAI Motor, a través de la opinión de dos profesionales implicados como Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de GANVAM (Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor) y Felipe Jiménez, experto en coches autónomos del INSIA (Centro Superior de Investigación del Automóvil, perteneciente a la Universidad Politécnica de Madrid).

Imagen de previsualización de YouTube

Los concesionarios, ojo avizor a este revolucionario avance La carrera por el coche autónomo obliga concienciarse a todos los actores implicados en la venta y comercialización del vehículo para que no les pille a pie cambiado.

“Los concesionarios como los talleres tienen que ir preparándose para concienciarse que en un futuro será una realidad. Si no se preparan para esta afrontar este cambio pueden perder el tren”, según afirma Sánchez Torres.

 Sánchez Torres: “En los próximos 5 ó 10 años se van a producir más acontecimientos que involucran al sector del automóvil, más que en los últimos 50 años”Si en los años 60 hubo una carrera espacial por llevar el primer hombre a la luna, ahora esta pasa a las carreteras, con muchas partes involucradas, en lograr el primer coche autónomo en la calle.

“En los próximos 5 ó 10 años se van a producir más acontecimientos que involucran al sector del automóvil, más que en los últimos 50 años. No es solamente el coche automático, sino también las motorizaciones, téngase en cuenta que un eléctrico puro, que ya se está vendiendo requiere de una formación y no solo del vendedor, también de los talleres. Estamos hablando de algo que viene irremisiblemente en el futuro y que necesita un tiempo de recorrido, sin el cual no se puede producir y eso afecta a las redes oficiales, a los vendedores y a los preparadores, en general”, apunta el máximo responsable de GANVAM.

El volante y los pedales podrían desaparecer en 2021 El coche autónomo diferirá de los actuales, pues incorporará sensores, cámaras y software, capaces de interpretar el entorno para circular respetando las normas de seguridad vial y al resto de conductores. “Cuando llegue esa oportunidad de vender estas nuevas máquinas, el vendedor no sólo será de un vehículo, sino también de unos servicios incluidos con ese vehículo, que ahora mismo son inimaginables o muy poco imaginables”, concluye.

La eterna pregunta sigue siendo el cuándo. “Para mediados de 2020, tendremos coche autónomos entendidos como aquellos que pueden circular por situaciones controladas o en ambientes estructurados, como puede ser una carretera. De ahí a poderlo realizarlo en ámbitos urbanos o en maniobras complejas, faltaría un poco más”, señala el experto del INSIA, Felipe Jiménez.

Aún los hay quien son más lanzados y avisan que en solo 9 años, un coche autónomo brindará la posibilidad de viajar a la playa o al trabajo sin mover un dedo, tal y como asegura el consejero delegado de Ford, Mark Fields.

De hecho la marca del óvalo ya ha puesto una fecha de caducidad al volante y los pedales como es el 2021, cuando los primero coches de la compañía comiencen a circular ese año. Aunque no estarán disponibles para particulares. Se diseñarán, pensando en flotas de uso compartido para las grandes ciudades. Los usuarios podrán solicitar sus viajes mediante una App de su teléfono móvil. El coche llegará al punto donde se encuentra para recogerlo. A continuación se desplazará de forma autónoma hasta el destino marcado.

En este instante al que hacemos referencia los coches contarán con lo que se conoce en la industria como nivel 4 de automatización. Esto quiere decir que serán “capaces de moverse en áreas restringidas sin necesidad de monitorización por parte del conductor”, según el profesor Jiménez.

Una escala de autonomía estructurada en 6 niveles La escala para vehículos autónomos va desde el 0 al 5, según la Sociedad de ingenieros Automotrices, SAE por sus siglas en inglés. Los vehículos actuales, capaces de mantener la velocidad de crucero, cambiar de carril en autopista, o incluso aparcar sin ayuda, se consideran nivel 2. Vehículos con funciones más complejas de automatización, aunque requieren de la atención del conductor, como los Tesla, se consideran nivel 3. El nivel 5 se encuentra reservado para vehículos capaces de circular de forma autónoma en carretera o ciudad y reaccionar ante cualquier imprevisto.

Para lograr alcanzar esta ambicioso objetivo Ford triplicará su flota experimental de vehículos autónomos, coches que circulan en fase de pruebas por carreteras de Arizona, California y Michigan.

Apple y Google, a la carga Aunque la marca del óvalo no es la única implicada en esta carrera por el desarrollo de este tipo de vehículos, que logran ubicarse y deslazarse por el entorno a través de herramientas como láser, radar, GPS y visión computerizada.

No podemos obviar los coches autónomos de Google, quienes han recorrido millones de kilómetros sin apenas incidentes. Incluso y a pesar de ello, hay quien afirma que el proyecto de Google se está quedando lago obsoleto. De momento han llegado a un acuerdo con Fiat Chrysler Automobiles para proporcionar el software y hardware necesarios para que el coche autónomo sea una realidad.

Apple, otra de las compañías de las que tampoco dan puntadas sin hilo. Se rumorea que llevan desarrollando desde 2014 un proyecto de coche autónomo cuyo nombre en clave es Titán y que según afirma Bloomberg, podría llegar al mercado en 2020. De hecho, la compañía de la manzana ha creado una empresa, ubicada en Sunnyvale (California), con al menos mil ingenieros y operarios.

Los fabricantes de componentes no paran de investigar en los coches autónomos. Delphi ya ha circulado vehículos autónomos por Las Vegas, mientras que Bosch tiene nada menos que 2.000 ingenieros dedicados en exclusiva a tecnología de ayuda a la conducción.

Y eso por no hablar los de componentes electrónicos como Intel o Nvidia, quienes están trabajando en los cerebros de los coches autónomos. De hecho, Intel tienen acuerdos de colaboración con BMW y Nvidia trabaja en el desarrollo por su cuenta, dada su amplia experiencia en el campo de procesamiento de gráficos.

Otros fabricantes como PSA ya han hecho sus propios pinitos como desplazar 4 vehículos autónomos – basados en el Citroën C4 Grand Picasso – de Vigo a Madrid. Los periodistas Sergio Piccione de El mundo y Xavi Pérez de El Periódico de Catalunya fueron los primeros en subirse a bordo del primer coche autónomo, por lo que es interesante conocer algunas de sus sensaciones durante los primeros kilómetros.

Incluso Start-ups como nuTonomy se ha lanzado a poner en circulación en Singapur seis taxis, que circulan de manera autónoma con conductores reales.

Artículos relacionados:

etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>